Opinión

9/11/2001: algo de lo que viví y recuerdo

Parece que sucedió ayer 12 de septiembre, pero han pasado 20 años desde que tuve que narrar a través de los micrófonos de Radio Fórmula lo sucedido en la mañana del martes 11 de septiembre de 2001.

En ese momento, mi programa se transmitía en las frecuencias 104.1 FM y 1500 AM, de lunes a viernes, de 6 a 10 de la mañana.

Ese día me acompañó en el stand el entonces consejero delegado de El Economista, el inolvidable Luis Enrique Mercado, que hace unos meses perdió la batalla ante Covid-19, el analista económico Antonio Castro Quiroz y el periodista financiero Víctor Sánchez Baños.

Comenzó el programa y los cuatro comentamos la noticia de ese día sin imaginar que en unos minutos la historia cambiaría.

Aproximadamente a las 7:50 am (centro) un asistente me dio una nota que me envió Francine Sarrapy, la productora del programa, que decía: «Un avión se estrelló contra el WTC».

Interrumpí nuestra conversación y leí el contenido de la nota en el aire. Creyendo que se trataba del WTC de la Ciudad de México ubicado en la Avenida de los Insurgentes Sur, expliqué que no teníamos más información al respecto y especulamos que probablemente se trataba de un avión que por alguna razón u otra no supo cómo deshacerse de la torre. 50 pisos que se encontraban a unos cientos de metros de la ruta de aproximación aérea al Aeropuerto Internacional CDMX.

Te puede interesar:  La Cepal puso sobre la mesa el remedio y el trapito

Mientras hablábamos, buscamos más información en nuestras computadoras portátiles y en la televisión que teníamos en el estudio.

Eso es lo que estábamos haciendo cuando Francine me dijo que era el WTC en la ciudad de Nueva York. Aún no eran las 8:00 am y les informé que no era el WTC de la CDMX, sino el de Nueva York.

En ese momento no sabíamos qué estaba pasando. En la televisión sintonizamos CNN y en la pantalla pudimos ver el humo saliendo de la Torre Norte del WTC y reposiciones del momento en que el vuelo AA11 se estrelló a las 7:46 am, 8:46 am en Nueva York.

Durante los minutos siguientes Luis Enrique, Toño, Víctor y yo nos limitamos a informar de lo que se sabía del asunto hasta ese momento y especulamos que probablemente se trataba de un accidente ya que no imaginamos que pudiera ser un atentado terrorista.

Exactamente a las 8:30, Víctor exclamó: «¡Otro avión acaba de estrellarse!»

Justo en ese momento estaba mirando la pantalla de mi PC y no la pantalla del televisor y por eso, cuando la escuché, le pregunté si estaba seguro, si no era el accidente de avión contra la Torre Norte visto desde otro ángulo. «¡No, es otro avión!» Respondió. Y tenía razón, lo vio cuando el vuelo UA175 chocó contra la Torre Sur del WTC.

Te puede interesar:  Discursos intrascendentes en la cumbre que debería haberse realizado vía Zoom

Al ver que hubo dos aviones que se estrellaron contra el WTC, nos dejaron aceptar que muy probablemente se trataba de un atentado terrorista, lo cual se confirmó minutos después, a las 8:38, cuando se informó que un tercer vuelo, AA77, se había estrellado. en el Pentágono, sede del Departamento de Defensa, en Arlington, Virginia.

Ese día mis colegas y yo estuvimos informando y comentando hasta las 3:00 pm sobre lo que estaba pasando en Estados Unidos.

Al concluir el programa, sabíamos que los eventos de ese día iban a cambiar la historia y transformar nuestras vidas y las vidas de miles de millones.

Nunca imaginamos cuánto y de qué muchas maneras.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Este contenido fue publicado originalmente en: Link