Economía

El teletrabajo pierde fuelle frente al presencialismo

Una madre ayuda a sus hijos con las tareas escolares mientras teletrabaja en un municipio de la Comunidad de Madrid.
Una madre ayuda a sus hijos con las tareas escolares mientras teletrabaja en un municipio de la Comunidad de Madrid.Carlos Rosillo
 

Si con el cierre de las oficinas por el coronavirus, la vivienda particular se convierte en un nuevo lugar de trabajo para miles de empleados, un año y medio después de la aparición del teletrabajo, el fenómeno comienza a desinflarse. Según los datos recogidos en su último informe de Red.es, entidad pública adscrita al Ministerio de Economía y Transformación Digital, en el segundo trimestre de 2021 solo el 9,4% de los ocupados trabajaba desde su domicilio habitualmente, más la mitad de las jornadas de su jornada laboral. Una caída de casi siete puntos respecto a los registros del mismo período de 2020 (16,2%), y de casi dos puntos respecto a los del trimestre anterior (11,2%).

MÁS INFORMACIÓN

  • El teletrabajo va a prevalecer después de la pandemia.
     

    Seis de cada 10 trabajadores quieren combinar el empleo a distancia con el empleo presencial después de la pandemia

  • Las máquinas pueden acabar con 85 millones de puestos de trabajo en 2025, pero también crear otros 97 millones de nuevos puestos de trabajo.
     

    Los nuevos mandamientos del trabajo

Durante el segundo trimestre de 2020, más de tres millones de personas teletrabajaron desde casa, lo que dio un giro insólito a los récords de esta modalidad respecto al año anterior: pasó de apenas un 4,8% (951.800 personas), a triplicar esa cifra en largo ( 16,2%). A partir de entonces, el teletrabajo alcanzó los niveles más altos de su historia, aunque en trimestres posteriores, poco a poco, el número de empleados remotos comenzó a disminuir. Entre el segundo y el cuarto trimestres, el empleo remoto perdió gran parte de su representatividad, alcanzando el 9,9% al final del año.

Sin embargo, el año 2021, con las nuevas restricciones por la tercera ola, arrancó con un nuevo impulso a esta fórmula de trabajo, alcanzando el 11,2%. La vacunación y la disminución de las infecciones hicieron que el número volviera a bajar en el segundo trimestre, a su nivel más bajo (9,4%) desde el estallido de la pandemia. Aun así, esta cifra sigue siendo el doble de la que existía antes del cierre.

Esta estadística podría llevar a la idea de que el teletrabajo está perdiendo fuerza. Y es cierto como fórmula de trabajo durante más de la mitad del tiempo de trabajo. Sin embargo, los datos de Red.es sobre aquellos trabajadores que teletrabajan menos de la mitad de las jornadas reflejan que esta fórmula híbrida (con una mayor representación del trabajo presencial) ha ido creciendo de forma significativa desde el segundo trimestre de 2020. Luego un El 2,9% de los empleados teletrabajaba menos de la mitad de sus horas de trabajo, y un año después ese volumen casi se ha duplicado. Los registros del segundo trimestre de 2021 cuantifican el volumen en un 5,3%, una décima menos que en el primer trimestre.

Más mujeres que hombres

El estudio también divide los datos por género y llega a la siguiente conclusión: la adopción del teletrabajo es mayor entre las mujeres que entre los hombres. En el segundo trimestre de 2021, el 10% de las mujeres teletrabajaba regularmente (más de la mitad de los días); mientras que el 8,9% de los hombres lo hizo. Este comportamiento también se replicó entre quienes dedicaban menos tiempo a su jornada laboral, aunque con un margen menor: el 5,3% frente al 5,2%.

Difundido por edad, en los diferentes grupos de edad analizados, se observa una reducción en la adopción del teletrabajo en el segundo trimestre de 2021. Los grupos de personas que más teletrabajan desde su domicilio particular son los de 35 a 40 años (10,3 %), seguidos de los de 25 a 34 años (9,9%).

MÁS INFORMACIÓN

  • Una mujer teletrabaja desde su casa en Madrid.
     

    La conciliación, el tema pendiente lastrado por la pandemia

La fórmula del teletrabajo ha sido utilizada por muchas empresas como una forma de mantenerse operativo mientras la situación de salud ha seguido comprometiendo el normal funcionamiento de la actividad diaria. Sin embargo, la ubicación de estos en los diferentes territorios del país ha generado diferentes cómputos entre comunidades. Sin embargo, salvo contadas excepciones, todos experimentaron un descenso en su aplicación en el segundo trimestre.

Madrid es la comunidad en la que un mayor porcentaje de ocupados trabaja desde casa en el segundo trimestre de 2021 (18,7%), aunque esta cifra desciende tres puntos respecto al trimestre anterior (21,6%). Las distancias aumentan aún más si nos fijamos en el segundo trimestre de 2020 (26,6%). Cataluña se sitúa por detrás de Madrid (11,1%), que ha experimentado un descenso de cuatro puntos respecto al trimestre anterior; y Asturias completa el podio (8,7%), con dos puntos y medio menos (11,2%). Solo Melilla (del 6,2% al 7%) y Aragón (del 6% al 6,2%) han mejorado sus registros anteriores.

En casi todas las comunidades autónomas, el teletrabajo es más habitual entre las mujeres que entre los hombres de forma habitual. Madrid (19%) y Cataluña (10,5%) destacan por encima de la media española, situada en el 10%; mientras que los que menos tienen son Ceuta (3,21%), Navarra (4,7%), Extremadura (5%) y País Vasco (6,3%).

El estudio de Red.es concluye que los descensos progresivos acumulados en el segundo trimestre de 2021 pueden anticipar sucesivas caídas en trimestres posteriores «a medida que las empresas aumenten su porcentaje de trabajo presencial en el teletrabajo».

Este contenido fue publicado originalmente en: Link

Te puede interesar:  El precio de la electricidad vuelve a dispararse y superará los 175 euros MWh este miércoles