El ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, se dirigió este viernes a inversionistas extranjeros y dijo que el clima de protestas que vivió el país esta semana no afecta el curso económico, aunque admitió que hace un «ruido» no deseado.

«Todo esto puede hacer mucho ruido y ralentizar el crecimiento, pero no cambia el rumbo de la política económica, que va en la dirección correcta», dijo Guedes en una conferencia telefónica con un grupo de empresarios extranjeros promovido por Credit Suisse. Banco.