Economía

“El déficit del presupuesto 2022 no debe preocupar”, dice Ramírez de la O


 

No es pecado de optimismo decir que creceremos un 4% en 2022, afirma el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O. La cifra se justifica por el impulso que viene de Estados Unidos, pero también por el consumo interno. y el impacto de los grandes proyectos en el sureste, que generan empleo y activan la demanda de productos elaborados en el centro y norte del país.

En una entrevista con El economista, reconoce que espera que haya debate en el Congreso sobre el presupuesto de Salud y sobre algunos aspectos relacionados con el SAT. También da respuesta a las dudas sobre el déficit previsto en el presupuesto 2022: «no hay que preocuparse, es perfectamente absorbible», dice.

El PIB estimado para 2022 está por encima del consenso de expertos, que ronda el 3 por ciento. ¿No es muy optimista el Ministerio de Hacienda?

No crece en absoluto. Lo que estamos viendo es un aumento automático de la actividad por la fuerte caída que tuvimos en 2020. Esa caída fue mayor en México, porque es una economía muy abierta y siempre caemos el doble o el triple de lo que cae Estados Unidos. Dependemos de las exportaciones alrededor del 37%, mientras que Estados Unidos depende del 12%. La pandemia nos golpeó en la línea de flotación debido al impacto que tuvo en el sector manufacturero mundial y el sector de servicios, incluido el transporte y el turismo internacionales.

Ahora vemos que los países están decididos a mantener las economías abiertas a la actividad a pesar de que siguen preocupados por la pandemia. Eso, combinado con la vacunación, nos da elementos suficientes para ver que como ciclo económico estamos con los vientos por encima de las velas. Vemos tres impulsores, demanda en Estados Unidos, proyectos de desarrollo regional en el sur de México y consumo interno. El efecto de Estados Unidos se relaciona principalmente con la masiva inyección fiscal y monetaria. Estamos atentos al programa de infraestructura y varios otros programas que nos brindan elementos para proyectar el crecimiento de las exportaciones manufactureras.

También tenemos un impulso interno que no se había presentado en 2020. Esto se debe a que los proyectos de desarrollo en el sureste ya han madurado, los cuales tienen mucho impacto a nivel local. Somos conscientes que son proyectos intensivos en capital, pero en la etapa de construcción, que sería en 2021 y 2022, estamos viendo que Tabasco es la única entidad que superó el nivel prepandémico en empleo, que no está vinculado a la exportación. actividad. Esto se debe a proyectos de desarrollo regional. También hay que considerar que estos proyectos también han atraído a muchos proveedores del centro y norte del país. Las industrias de suministro, que son las grandes industrias en México, están indicando que están en el nivel máximo de capacidad. Están considerando inversiones para expandir la capacidad. Eso nos da un escenario favorable para la inversión privada además de la producción industrial privada.

Te puede interesar:  Wall Street cierra en rojo y el Dow Jones baja un 0,48 % en una jornada volátil

El tercer elemento es el consumo interno, que también responde a la confianza en la vacuna y al hecho de que en 2020 hubo un aumento del gasto social que se concentró en los niveles de bajos ingresos, que son los niveles más vulnerables. Este nivel de bajos ingresos fue más o menos blindado con apoyo social y nos ofrece un clima de estabilidad social. También contribuye a esta estabilidad el hecho de que no estamos recurriendo a aumentos de impuestos. Esto se debe a que, en 2020, la administración del presidente López Obrador se hizo cargo de los niveles de endeudamiento. Esto nos da margen para evitar tener que subir los impuestos. Tenga en cuenta que la caída en 2020 fue mayor que la que tuvimos en 2009 cuando la economía cayó debido a la crisis hipotecaria global. En ese año, el gobierno desplegó mucho gasto público, pero en 2010 aumentaron los impuestos.

En resumen, tenemos muy buenas perspectivas económicas para la pospandémica. El hecho de que no estemos recurriendo a aumentos de impuestos da a las empresas un elemento de certeza.

En el presupuesto de 2022, el Gobierno ha planificado ingresos por 6.200 millones y gastos por 7.000 millones. Esto significa un déficit de 875.000 millones, cómo hacer para que ese déficit no preocupe, no genere incertidumbre … ¿Cuál es el mensaje a las agencias de calificación?

Este déficit no debe preocuparnos porque es perfectamente absorbible, en un contexto en el que tendremos un buen crecimiento del Producto Interno Bruto real, un poco más del 4 por ciento. Con respecto al déficit fiscal que se proyecta, el resultado es una deuda contra el PIB del 51 por ciento. Este nivel no hace que nadie levante una ceja sobre México en el mercado internacional, lo que indica que hay riesgo.

Te puede interesar:  Se alquila piso en Lisboa a precio prohibitivo para lisboetas

De la propuesta que ha enviado a la Legislatura, ¿dónde espera más discusión y dónde cree que el consenso es más factible?

Esperamos más discusión porque tenemos una oposición. Es bueno que lo tengamos y es bueno que esté cada vez más enfocado en temas económicos y técnicos. Esperamos más discusiones sobre la distribución del gasto. Lo que puedo decir es que tenemos respuestas específicas, por ejemplo, en gasto en salud, el incremento en el Ministerio de Salud para 2022 es de 27,6% en términos reales, y para toda la función de salud, que incluye a las agencias que también están en este sector, es 15,2% real.

Esperamos que haya una atención específica en el tema de salud y también esperamos que haya discusión sobre el tema del SAT, con citas y devoluciones. Tenemos respuestas concretas, somos conscientes de lo que pasó con las citas en 2020 y eso se está remediando. Las cifras de devoluciones que tiene ahora el SAT son superiores a las devoluciones que se realizaron en 2018. También se redujo el número de días para estas. Entonces, estamos preparados con respuestas específicas y tenemos los datos listos para respaldar los argumentos que tiene este Paquete Económico para 2022.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link