Economía

Facultad sobre uso de los DEG genera polémica


 

El Banco de México informó que recibió el depósito de Derechos Especiales de Giro (DEG) que asignó el Fondo Monetario Internacional (FMI) y explicó que al formar parte de la reserva de activos internacionales, su uso está determinado por la Ley de Banco de México.

En un comunicado precisaron que “conforme lo establecido en la referida Ley, una de las operaciones permitidas con la reserva de activos internacionales consiste en que el gobierno federal, a través de operaciones cambiarias con el Banco de México, pueda contar con moneda extranjera para cumplir con sus obligaciones de divisas”.

De esta manera “la Tesorería de la Federación puede comprar o vender divisas con el Banco de México con recursos del propio gobierno federal a precios de mercado”.

Especialistas consultados por El Economista explican que la responsabilidad de la administración de las reservas internacionales es del Banco de México.

El economista y catedrático Isaac Katz, detalló que la asignación del FMI a México se integró como activo de reserva y por tanto, tal como lo define el Capítulo IV de la Ley del Banco de México, es el banco central quien la va a administrar.

“Si Hacienda los quiere, los tiene que comprar al Banco de México que es una institución autónoma del Estado y por tanto no forma parte del gobierno”.

Te puede interesar:  México enfila una recuperación económica rodeada de incertidumbre

Aparte, Raymundo Tenorio, catedrático y economista del ITESM, precisó que el convenio firmado con el FMI respeta la condición del estado soberano de derecho de cada nación y por lo tanto los preceptos fijados en la Constitución Política y en la Ley del Banco de México que es una ley secundaria.

“Para poder hacer líquidos los DEG, el Banco de México tendrá que otorgarlos al mismo FMI o al Banco de Pagos Internacionales para convertirlos en moneda líquida. Pero esto lo haría el Banxico si le hiciera falta liquidez en alguna divisa para respaldar nuestras transacciones”, detalló.

Francisco J. Moreno y Gutiérrez, docente en la UNAM y la Universidad Panamericana, explicó que si fuera interés del gobierno hacer el canje, sería vía resolución de la Comisión de Cambios.

El pasado 11 de agosto, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo pública su intención de aprovechar esta inyección de activos para el pago anticipado de deuda.

Esta operación es viable previa ingeniería financiera donde Hacienda instruya al Banco de México para el canje de los DEG por dólares o bien, si le solicita, en el marco de la Comisión de Cambios a buscar un intercambio con otros países que acepten los activos contables a cambio de divisas líquidas.

Te puede interesar:  Australia invierte más en hidrógeno entre críticas a su postura climática

La comisión de cambios puede tomar muchas resoluciones que no van en contra de lo que persigue la asignación de activos del FMI.

Asignación histórica

El pasado 2 de agosto, la Junta de Gobernadores del FMI, donde participa México, aprobó una asignación histórica de DEG a los países miembros para fortalecer la liquidez de las economías. Acuerdo que entró en vigor ayer.

Para México esta asignación representa la entrada de activos contables cuyo valor es equivalente a 12,200 millones de dólares, ya que cada DEG cotiza en 1.4 dólares.

Los Derechos de Giro Especiales son activos de reserva internacional creados en el FMI para realizar transacciones financieras entre los países miembros; su valor es equivalente al que tienen en conjunto las divisas más operadas en el mundo, que son el Dólar de Estados Unidos, el Euro; el Yen japonés; la Libra Esterlina y el Yuan chino.

ymorales@eleconomista.com.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link