Economía

En el 2009, se asignaron DEG a los miembros; la Comisión de Cambios los dejó en el Banco de México

Esta no es la primera vez que México y los demás miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) reciben una asignación extraordinaria de Derechos Especiales de Giro (DEG).

En el 2009, el año de la Gran Recesión, el FMI realizó dos asignaciones de DEG a los miembros, que entonces eran 186 países, una general por el equivalente a 250,000 millones de dólares con lo que se buscaba proporcionar liquidez al sistema económico mundial y otra especial extraordinaria por 33,000 millones.

Al compararlas con la asignación que entrará en vigor hoy, equivalente a 650,000 millones de dólares, es tres veces superior a la distribución de hace 12 años.

Como ha sucedido ahora, la transferencia de DEG del 2009 se hizo en función de la proporción de cuota que paga cada miembro.

En aquel año la cuota de México en el FMI era de 1.86%, y recibió dos asignaciones del FMI por el equivalente a 4,000 millones de dólares.

La asignación de DEG para México del 2021 será el triple de lo recibido en aquel año, esto es 12,200 millones de dólares.

Tal como lo explicó en aquel momento el Banco de México “de acuerdo con los principios contables internacionales establecidos por el FMI, el monto de las asignaciones de DEG se refleja en un incremento de igual magnitud de las reservas internacionales”.

Te puede interesar:  Se requiere impulsar una reforma fiscal profunda: especialistas

Esta asignación de DEG no está relacionada con la Línea de Crédito Flexible que se tiene contratada con el FMI y no tendrá que desembolsar recursos para recibir estas asignaciones.

Comisión de Cambios, la dejó en Banxico

En el 2009, México recibió la transferencia del FMI y decidió dejarla bajo la custodia del Banco de México, lo que permitió fortalecer sus activos de reserva, esto conforme a la decisión de la Comisión de Cambios, donde Hacienda tiene el voto de calidad.

Previo a la inyección de DEG, los activos de reserva del Banco de México estaban en 78,923 millones de dólares, un saldo que había venido cayendo desde un máximo de 98,577 millones que se registró todavía el 12 de septiembre del 2008, unos tres días antes de la quiebra de Lehman Brothers que originó la crisis financiera mundial.

Tal como lo explicó el ex director general Jurídico del Banco de México, Francisco J. Moreno y Gutiérrez, una vez que ingrese el depósito de DEG por parte del FMI, es prerrogativa de la Secretaría de Hacienda, el destino de los recurso.

Te puede interesar:  La escasez de suministros afecta ya a la producción del 37% de las industrias españolas

Esto porque conforme lo marca el artículo 22 de la Ley del Banco de México, “le compete conforme al (artículo) 22 a la Comisión de Cambios tomar las pautas para la sustitución de activos por dólares o pesos mexicanos, pues tienen convertibilidad los DEG”.

De tal manera que la Comisión de Cambios es la única facultada para decidir sobre el uso de las reservas internacionales.

En la Comisión de Cambios, es el secretario de Hacienda quien tiene el voto de calidad y puede convocar a una reunión y aparte hablar con Banco de México para hacer los acomodos correspondientes para solicitar el canje.

Los DEG pueden comprarse y venderse a cambio de dinero en efectivo mediante acuerdos voluntarios entre países que son supervisados por el Fondo.

ymorales@eleconomista.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link