Economía

Distribución de reservas del FMI es una inyección para la economía global: Kristalina Georgieva

Foto: Reuters

 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) distribuirá este lunes alrededor de 650,000 millones de dólares en nuevos Derechos Especiales de Giro a sus miembros, lo que proporcionará una «inyección significativa» a los esfuerzos mundiales para combatir la pandemia de Covid-19, dijo la directora gerente Kristalina Georgieva.

La distribución de reservas monetarias más grande jamás realizada por el FMI proporcionará liquidez adicional para la economía global, complementando las reservas de divisas de los países miembros y reduciendo su dependencia de una deuda interna o externa más costosa, dijo Georgieva en un comunicado.

La asignación es una gran inyección para el mundo y, si se usa sabiamente, una oportunidad única para combatir esta crisis sin precedentes», dijo la directora gerente del FMI.

Los países pueden usar la asignación de DEG para respaldar sus economías e intensificar su lucha contra la crisis del coronavirus, pero no deberían usar el espacio de maniobra fiscal para retrasar las reformas económicas necesarias o la reestructuración de la deuda, dijo el FMI en un documento de orientación separado.

Te puede interesar:  Economía mexicana tropezaría nuevamente en agosto, en medio de la tercer ola de contagios

Los países miembros del FMI recibirán DEG, la unidad de cambio del fondo respaldada por dólares, euros, yenes, libras esterlinas y yuanes, en proporción a sus cuotas de participación existentes en el fondo.

Georgieva dijo que unos 275,000 millones de dólares de la asignación se destinarán a países de mercados emergentes y en desarrollo, y que 21,000 millones de dólares irán a países de bajos ingresos.

La directora gerente dijo que el FMI está alentando a los países ricos que reciben DEG a canalizarlos hacia los países más pobres que los necesitan más.

Una opción clave es que los países más ricos contribuyan con DEG al Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Reducción de la Pobreza del FMI para los países de bajos ingresos, afirmó.

El FMI también seguirá trabajando en un posible Fondo Fiduciario de Resiliencia y Sostenibilidad que podría utilizar DEG canalizados para ayudar a los países más vulnerables con la transformación estructural, incluida la lucha contra el cambio climático, sostuvo.

Te puede interesar:  Lasso expone en Nueva York su visión para impulsar la economía de Ecuador

Otra posibilidad, agregó, podría ser canalizar los DEG para respaldar los préstamos de los bancos multilaterales de desarrollo.

La última distribución de DEG del FMI se produjo en 2009, cuando los países miembros recibieron 250.000 millones de dólares en reservas de DEG para ayudar a aliviar la crisis financiera mundial.

Para gastar sus DEG, los países primero tendrían que cambiarlos por divisas fuertes subyacentes, lo que les exigirá que encuentren un país socio de intercambio dispuesto.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link