Sector Financiero

Reguladores financieros se benefician de reajustes presupuestales en primer semestre de 2021

Foto EE: Archivo

 

Durante el primer semestre de 2021, las autoridades encargadas de la supervisión del sistema financiero se vieron beneficiadas por los reajustes presupuestales que hubo en dicho periodo, con aumentos en sus partidas de hasta 137% respecto a lo originalmente establecido en el Presupuesto de Egresos de la Federación de este 2021.

De acuerdo registros de la Secretaría de Hacienda, la Comisión Nacional del Sistema del Ahorro para el Retiro (Consar) tuvo un incremento en su presupuesto de 137% al pasar de los 197 millones de pesos originalmente presupuestado para este 2021 a los 469 millones de pesos; mientras que el monto para la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNFS) pasó de los 215 millones a los 478 millones de pesos, es decir un incremento de 122 por ciento.

Asimismo, el presupuesto de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) pasó de los 1,489 millones de pesos a los 2,189 millones de pesos, lo que significó un aumento presupuestario para este año de 47 por ciento.

Para Carlos Ramírez Fuentes, consultor de Integralia y expresidente de la Consar, estos incrementos en los presupuestos de los reguladores del sistema financiero van en función de las cuotas de supervisión que cobran a los sujetos supervisados durante el ejercicio fiscal y además, dichos reajustes, se destinan a la parte de capital humano y tecnología de estos organismos.

Las comisiones cobran cuotas de supervisión a los regulados… Entonces, lo que ocurre con el tema presupuestal es que siempre se manda un presupuesto para cubrir los gastos básicos, pero a lo largo del año conforme van entrando las cuotas, se van ampliando un poco los techos presupuestales de las comisiones», explicó Ramírez Fuentes. 

La Consar, a cargo de Abraham Vela Dib, es el organismo desconcentrado de la Secretaría de Hacienda encargada de regular el sistema de ahorro para el retiro, mientras que la CNFS que encabeza Ricardo Ernesto Ochoa Rodríguez, tiene la tarea de supervisar la operación del sector asegurador y afianzador del país.

Te puede interesar:  Javier Alvarado Chapa, una pérdida irremplazable para el sector financiero

Por su parte, la CNBV presidida por Juan Pablo Graf Noriega, es la encargada de regular y supervisar a las entidades integrantes del sistema financiero; se estima que cerca de 5,000 entidades están sujetas a la supervisión de este organismo.

Sunny Arely Villa, directora de Gasto Público del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), apuntó que el presupuesto destinado a estos órganos desconcentrados está etiquetado dentro del PEF para la ejecución de programas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Estos incrementos van destinados a programas específicos… Creo que estos aumentos todavía se pueden ver como una situación bajo control dentro de estos organismos donde hay ciertos ajustes importantes”, detalló la investigadora del CIEP.

Según la estructura presupuestaria, el presupuesto anual de estos organismos proviene de tres partidas específicas: Función Pública y Buen Gobierno, Servicios de Apoyo Administrativo y Sistema financiero competitivo, eficiente y con mayor cobertura.

Capital humano y tecnología

Si bien la SHCP informó sobre las reasignaciones, no especificó a cuál partida se dirigió el monto de las reasignaciones a estos tres órganos desconcentrados.

Para Ramírez Fuentes por lo regular, estos reajustes se destinan al capital humano de estas comisiones, así como al rubro de tecnología, para reforzar sus labores de supervisión.

“Sin duda, el valor más grande que tienen estas Comisiones es su capital humano, muy especializado que además no se consigue fácilmente, hay gente especializada en la supervisión y en el conocimiento del sector financiero, gente capacitada para identificar los distintos riesgos que conlleva la supervisión de entes financieros complejos”, apuntó Ramírez Fuentes.

“Otra parte donde las comisiones gastan de manera significativa es en tecnología y es fundamental realmente para poder hacer una buena supervisión… ahí es donde también hay un gasto indispensable donde según entiendo no se ha visto fuertemente impactado”, añadió el expresidente de la Consar.

Te puede interesar:  UIF podrá bloquear cuentas de factureras en el sistema financiero

De acuerdo con los datos de Hacienda, los ajustes presupuestarios a estos tres organismos son comunes conforme transcurren los ejercicios fiscales. Por ejemplo, durante el 2020 el presupuesto de la CNBV aumentó 24.5%, lo que hizo que contara con recursos del orden de los 1,823 millones de pesos respecto a los 1,465 millones originalmente presupuestados.

Con estas reasignaciones, la CNBV cuenta con una partida para este año superior en 16% real, respecto a los 1,823 millones de pesos (contando reasignaciones) asignados en el 2020; el presupuesto de la Consar aumenta 62.7% real anual y el de la CNFS disminuye 2.6% real anual.

“Hay una cosa de costo beneficio que deberíamos vigilar y creo que ese ha sido el gran adeudo de estos programas… Todavía no tenemos el panorama al respecto para poder tener un análisis cuantitativo (de impacto)”, comentó la investigadora del CIEP.

Ramírez Fuentes destacó que en el contexto de la crisis actual, el actuar de estos reguladores ha sido fundamental para evitar que detonaran algunos riesgos que se habían previsto al inicio de la misma, tal y como sucedió en la crisis del 2008 en Estados Unidos, donde quebraron entidades importantes por fallas en la supervisión y regulación.

“Estas comisiones son fundamentales para la estabilidad del sistema financiero mexicano y para la estabilidad macroeconómica del país y hacen una labor silenciosa, cuando las comisiones hacen bien su trabajo las señales es que no hay ruido en el sistema financiero… Había un temor al inicio de esta crisis de detonar una crisis bancaria, pero no ocurrió en buena medida por lo aprendido en el 2008 y en el 2009”, apuntó el consultor de Integralia.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link