La lenta recuperación económica de Panamá en medio de la crisis derivada de la pandemia se empieza a sentir en la banca, que tiene perspectivas «positivas» pero entiende como un «imperativo» sacar al país de las listas grises y que se mantengan las reglas de juego que permiten libres tasas de interés.

Las listas grises «afectan a todo el país», pero su impacto «se siente en la banca primero, entra al país a través de la banca», afirmó en una entrevista con Efe el presidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP), Carlos Berguido.