Economía

Costo financiero de la deuda bajó 10.1%; la mayor reducción desde 2008

El costo financiero de la deuda del gobierno —incluido Pemex y la CFE— registró en el primer semestre del año su mayor disminución para un periodo similar desde el 2008, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De enero a junio de este año, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador destinó 353,427 millones de pesos al costo financiero de la deuda, lo que representó una disminución de 10.1% en comparación anual.

Lo anterior, además de significar la caída más grande para el mismo periodo desde el 2008, también es el menor monto que se ha destinado a este rubro desde el 2017.

“Seguiremos trabajando en la implementación de estrategias activas para mejorar el perfil de vencimiento y reducir el costo financiero de la deuda. Al cierre del primer semestre del año, el gasto relacionado con el costo financiero se mantuvo por debajo del programado en 24,100 millones de pesos y 10.1% menor al del año pasado”, destacó Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, hace algunos días al presentar los resultados de las finanzas públicas al primer semestre del año.

El costo financiero del sector público presupuestario considera el pago por concepto de intereses, cuotas, comisiones y otros gastos de la deuda pública.

Te puede interesar:  Volatilidad y aversión al riesgo emergente, impactos que llegarán a México por estrategia de China en Evergrande

De acuerdo con la clasificación institucional, 75.7% de este costo financiero proviene del gobierno federal. En total, el gobierno federal pagó 267,657 millones de pesos, lo que significó una disminución de 13.8% en comparación con el primer semestre del 2020.

El restante 24.3% proviene de organismos y empresas productivas del Estado, como lo son Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). El costo financiero de estas empresas fue de 85,770 millones de pesos que, contrario a lo que pasó con el costo del gobierno federal, significó un incremento de 3.6% anual.

El aumento en este rubro se debió al manejo de la deuda de la petrolera. El costo financiero de Pemex fue de 76,552 millones de pesos, 9.6% más en comparación anual, mientras que el costo financiero de CFE fue de 9,218 millones, 28.6% menos anual.

Aumento de tasas tendrá impacto

Si bien el costo financiero ha disminuido, éste podría aumentar nuevamente. El incremento de las tasas de interés tanto en México como en otros países afectará el costo del manejo de la deuda a futuro.

Te puede interesar:  El G20 de Agricultura se compromete a garantizar un sistema alimentario sostenible

“En el sentido estricto, a nadie le conviene que las tasas de interés empiecen a subir. El gobierno ha reestructurado deuda que es en moneda local y si la tasa del Banco de México aumenta, podría tener implicaciones tanto en la (deuda) ya adquirida como en la futura, lo que aumenta el costo financiero”, señaló James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

En este sentido, Janneth Quiroz, analista de Monex, señaló que el gobierno aprovechó el año pasado la baja de tasas de interés para refinanciar la deuda mexicana; sin embargo, el actual panorama da indicios de que el alza de tasas continuará.

“Hacia adelante con estos incrementos en la tasa, realmente se emitirá deuda a una tasa más alta. Se está descontando que estos incrementos en la tasa continúen en los próximos meses e incluso en el 2022”, agregó.

ana.martinez@eleconomista.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link