Sector Financiero

Crédito al consumo en sofipos se contrajo 19% en mayo


 

El sector de las sociedades financieras populares (sofipos) no logra revertir los indicadores negativos en materia de crédito al consumo. De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el saldo de su cartera de financiamiento en este rubro se ubicó en 9,926 millones de pesos a mayo, es decir, una caída de 18.9% respecto al mismo periodo del 2020.

La CNBV publicó los resultados del sector compuesto por 38 sociedades en operación al quinto mes del presente año, donde, según las cifras, continúan las disminuciones anuales en materia de crédito al consumo, las cuales comenzaron desde inicios del 2019.

De acuerdo con las cifras de la Comisión, la cartera del consumo es la segunda de mayor monto en el sector de las sofipos, al representar 43.6% de la cartera total del sector, sólo por debajo de los financiamientos comerciales y muy superior a los créditos a la vivienda.

Al cierre del 2018, el sector todavía no mostraba caídas anuales en los crédito al consumo; sin embargo, durante el primer trimestre del 2019 el saldo de este tipo de financiamientos se ubicó en 12,033 millones de pesos, lo que significó una caída anual en el monto de 1.4 por ciento.

A partir de ese periodo, las disminuciones anuales comenzaron a ser más agresivas, al grado que en los primeros meses de este 2021, se han presentado indicadores negativos anuales de alrededor de 20 por ciento.

Para los participantes del sector, la tendencia negativa que presenta el sector respecto al crédito al consumo es parte de la prudencia que existe actualmente, en el contexto de la pandemia, tanto del lado de la oferta como del de la demanda por este tipo de financiamientos.

“Es un tema de prudencia del mercado, tanto de la oferta como de la demanda. Prudencia del lado de los clientes donde con el confinamiento, decidieron no pedir nuevos créditos y habla de la madurez que van teniendo los clientes. Por el lado de las sofipos, prudencia de hacer un correcto análisis para poder dar el crédito de acuerdo cómo lo demanda el mercado”, explicó hace algunos meses David Romero Morfín, presidente de la Asociación Mexicana de Sofipos (Amsofipo).

Te puede interesar:  Javier Alvarado Chapa, una pérdida irremplazable para el sector financiero

Sin embargo, este era un tema alertado por las autoridades financieras desde hace meses.

De acuerdo con el Banco de México (Banxico), las sofipos son entidades expuestas a los choques de la actividad económica, ya que otorgan financiamiento, principalmente, a la población que forma parte del sector rural, así como de zonas semiurbanas.

En este contexto, el Banxico alertó que los principales riesgos a los que están expuestos este tipo de entidades tienen que ver con el crédito y la liquidez.

“Los principales riesgos financieros a los que están expuestas estas entidades son riesgo de crédito y liquidez. Al respecto, cabe mencionar que algunas sofipos experimentan altos niveles de morosidad y baja liquidez”, explicó el banco central en su reporte de estabilidad financiera correspondiente al segundo semestre del 2020.

La cartera de crédito total del sector presentó un saldo de 22,777 millones de pesos, es decir una disminución anual de 9.1% respecto al mismo periodo del 2020, impulsada en mayor medida por la caída que se ha tenido en los créditos al consumo.

Los créditos comerciales registraron un saldo, a mayo pasado, de 12,721 millones de pesos, un ligero aumento de 0.4%, con una participación de 55.8% del total de su cartera, mientras que los préstamos a la vivienda arrojaron un saldo de 130 millones de pesos, una disminución anual de 4.3 por ciento.

Respecto al tema de morosidad, el Banxico ha señalado que este indicador poco a poco se ha reducido debido a los castigos de cartera que han realizado distintas entidades del sector, principalmente la actividad que concentra el mayor número de activos, que es Libertad Servicios Financieros.

Te puede interesar:  Nos estamos haciendo viejos y las exigencias de dinero crecen

A mayo de este año el sector registró un índice de morosidad de 10.13%, es decir, una caída anual de 3.93 puntos porcentuales, con una alta morosidad en los créditos a la vivienda, que registraron un indicador de 31.8 por ciento.

Captación, el otro lado de la moneda

Contrario a los indicadores que han presentado algunas carteras del sector de las sofipos, la captación de recursos de sus clientes se ha mostrado positiva en el contexto económico de la pandemia. De acuerdo con los indicadores de la CNBV, a mayo el ahorro en estos intermediarios presentó un saldo de 22,759 millones de pesos, es decir un aumento de 5.8% respecto al mismo periodo del 2020.

Según los indicadores de la autoridad, los depósitos a plazo fueron los de mayor dinamismo en materia de captación de recursos, al registrar un saldo por 18,965 millones de pesos, es decir, un crecimiento anual real de 8.1%, mientras que los depósitos de exigibilidad inmediata registraron un saldo de 4,242 millones de pesos, es decir un aumento real de 4.2 por ciento.

Al quinto mes del año, el sector presentó una pérdida por 128 millones de pesos, lo que también ha sido una constante en el mismo no sólo en el contexto de la pandemia sino desde años atrás, donde a muchas entidades les ha costado generar utilidades.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link