La popular aplicación de corretaje estadounidense Robinhood se disparó este martes más de un 24 % en Wall Street, poco días después de haber protagonizado un decepcionante estreno bursátil.

Robinhood comenzó a cotizar el pasado jueves, con un precio de salida de 38 dólares por acción, pero se dejó un 8 % en su primera jornada en el parqué ante las dudas de muchos inversores.