La reforma tributaria, una de las principales banderas del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro junto a las privatizaciones, centrará en los próximos meses la agenda económica del Congreso brasileño, que esta semana retomó los trabajos tras el receso parlamentario.

El proyecto presentado por el Ejecutivo ha sido troceado en diversos tramos y tiene como uno de sus principales ejes la reforma del impuesto de renta del país, que tiene uno de los sistemas tributarios más complejos del mundo.