General Motors (GM) informó este martes que tendrá que parar de nuevo la producción de camionetas «pickup» a partir del próximo lunes en dos plantas de montaje de Estados Unidos y una de México ante la escasez de microprocesadores y que no podrá reiniciar la actividad hasta el 16 de agosto.

La medida afecta a las plantas de montaje de Flint y Ft. Wayne, ambas en EE.UU., y Silao, en México, donde se producen los modelos Chevrolet Silverado y GMC Sierra, dos de los vehículos más populares y rentables de la compañía.