El impacto de las heladas de la semana pasada en los cultivos de café de Brasil, el mayor productor y exportador mundial del grano, fue menor al inicialmente previsto, lo que hizo que el precio del producto bajara ligeramente este lunes en los mercados internacionales.

Los precios del grano habían alcanzado sus máximas en siete años tras las heladas del 20 de julio en Brasil, que provocaron enormes pérdidas en la producción prevista para la cosecha de 2022, y se temía que las heladas del 29 y del 30 de julio agravarían aún más la situación, lo que al parecer no se produjo.