Economía

Oleoducto Keynstone XL entre Estados Unidos y Canadá: proyecto millonario cancelado definitivamente

Mientras grupos ambientalistas y nativos celebran la cancelación del proyecto del oleoducto Keystone XL, la provincia canadiense de Alberta junto a algunos senadores estadounidense se sienten decepcionados

Cancelado proyecto del Oleoducto entre Canadá y Estados Unidos, Keystone XL.
 
Foto:
JASON REDMOND/ / AFP / Getty Images

Esta semana fue cancelada oficialmente el proyecto del oleoducto Keynstone XL que había traído tanta controversia entre  Estados Unidos y Canadá. Dicho oleoducto sería para pasar petróleo desde la provincia canadiense de Alberta hasta Nebraska en Estados Unidos.

TC Energy, empresa propietaria del costoso proyecto, anunció en un comunicado que igualmente se continuará coordinando una manera segura de hacer que el plan petrolífero sea ejecutado. Hay que llegar a un acuerdo con reguladores, grupos indígenas, las partes interesadas que aseguren el compromiso de cumplir con las normativas ambientales y regulatorias, dijo la empresa.

Desde el primer momento, por Estados Unidos el proyecto tuvo inmediatamente la protesta de grupos nativos y de grupos ambientalistas, que no solo se han opuesto a este proyecto sino a otros más como el Dakota Acces y el Enbridge Line 3.

En su argumento, todos estos grupos alegan la destrucción ambiental que podrían causar futuros derrames de petróleo en una expansión de la producción petrolífera.

Te puede interesar:  Usaid anuncia millonaria inversión en El Salvador para empleos y mujeres

Después de tanta discusión, finalmente la construcción se estancó durante la presidencia de Barack Obama y fue retomado nuevamente por el ex presidente Donald Trump en el año 2017. Entonces, el proyecto retomó su curso apenas el año pasado, entre las últimas acciones de Trump y se estipulaba el envío de 830,000 barriles de crudo al día.

Pero en 2021, el primer día en la presidencia de Joe Biden una de las primeras acciones del mandatario estadounidense fue revocar el permiso para la construcción del oleoducto.

Por parte de Canadá, Alberta es la provincia más interesada en que el proyecto se llevara a cabo sobre todo porque ya tenía una inversión de 1,000 millones dólares en el mismo. De hecho, el gobernador de la provincia, Jason Kenney, dijo sentirse “frustrado” por las negociaciones no logradas.

Para los albertianos, el gobierno federal de Canadá, con Justin Trudeau a la cabeza, no hizo los esfuerzos suficientes para evitar la cancelación del proyecto.

Así como del lado estadounidense no todos eran detractores, 21 estados habían hecho la demanda de revocar la cancelación del presidente Biden, para que se otorgaran los permisos requeridos. Tanto republicanos como demócratas han solicitado la reconsideración de esta decisión, debido al beneficio económico que implica para Estados Unidos.

En cambio, luego del anuncio de cancelación del proyecto por parte de TC Energy, los grupos ambientalistas y las tribus nativas que se han opuesto desde el principio, lo consideraron como un momento histórico en su lucha y aplaudieron la firmeza del presidente Biden en este sentido.

“Tenemos la esperanza de que la administración de Biden continúe moviendo este país en la dirección correcta al oponerse a los proyectos de combustibles fósiles”.

Uno de los líderes de la campaña “Keep it in the Ground”, Dallas Goldtooth celebró igualmente la noticia sobre todo por la constancia de los grupos indígenas en su lucha.

Te puede interesar:  Bitcoin: un viaje profundo al mundo de los “criptoevangelistas” que quieren destruir el dólar y cambiar el sistema financiero internacional

Este proyecto, en total tiene un costo de $9,000 millones de dólares y 1,930 kilómetros de extensión. Fue propuesto en el. año 2008 durante la presidencia de George W. Bush y el conservador canadiense Steven Harper.

Por el momento, pareciera que el presidente Biden dificilmente se dejará convencer de un cambio de decisión.

**



Este contenido fue publicado originalmente en: Link