La empresa brasileña Petrobras anunció este viernes que firmó un contrato por 2.300 millones de dólares para adquirir una nueva plataforma de explotación marítima, que será la octava que instalará en Búzios, el campo petrolífero en aguas profundas más grande del mundo y el más productivo de Brasil.

La proyectada P-79, que tendrá capacidad para extraer diariamente 180.000 barriles de petróleo y 7,2 millones de metros cúbicos de gas, fue encomendada a un consorcio integrado por las empresas Saipem (subsidiaria de la italiana ENI) y la surcoreana DSME, informó la petrolera brasileña en un comunicado.