Empresas

Debe cerrarse la brecha salarial en el sector automotriz e ir hacia el salario digno: especialistas

Foto EE: Natalia Gaia

 

México ha sido uno de los principales destinos para la instalación de plantas automotrices ensambladoras, de autopartes y maquiladoras y se ha convertido en un foco de atención en el marco del T-MEC, pues aún existe una brecha entre el salario que pagan las armadoras y el salario digno al que deben aspirar los trabajadores, consideran especialistas.

En el libro que presentó El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), “Salarios en tiempo de libre comercio: ¿Ofrece la industria automotriz salarios dignos en México?”, coordinado por Humberto García Jiménez, Jorge Carrillo Viveros y Graciela Bensusán, se realiza un análisis del salario que paga la industria automotriz, el salario digno y las implicaciones del TLCAN y T-MEC en este sector.

El estudio abarcó las siguientes áreas metropolitanas y sus respectivas plantas de ensamble final: Aguascalientes (Nissan I y II), Hermosillo (Ford), Puebla (Volkswagen), San Luis Potosí (General Motors) y Toluca (Chrysler-Fiat).

San Luis Potosí (General Motors) es la planta que mayor diferencia presenta entre un salario digno respecto al salario pagado (90%). Sin embargo, si se incluye lo que los trabajadores reciben en prestaciones de la empresa (comida, prima vacacional y aguinaldo), la diferencia entre el salario digno y el salario pagado se reduce a 75 por ciento.

Te puede interesar:  Registro Sindical Nacional para conocer contratos colectivos arrancará operaciones en octubre

La planta Ford localizada en Hermosillo ocupa el segundo lugar en nivel de precarización salarial. En esta empresa, la diferencia observada entre el salario digno respecto a lo que se paga es de casi 70 por ciento. Si se incluye las prestaciones que reciben los trabajadores que reciben (comida, prima vacacional y aguinaldo) dicha diferencia disminuye a 57 por ciento.

En tercer lugar, se encuentra Aguascalientes (Nissan I y II) donde la diferencia entre el salario digno bruto (que incluye impuestos) respecto a lo que se paga en la planta más antigua (Nissan I, N1) es de 46.5% menos; mientras que en la planta de reciente creación (Nissan II, N2) dicha diferencia es mayor, de 69.1%. Incluyendo lo que los trabajadores reciben en prestaciones de la empresa (comida, prima vacacional y aguinaldo), la diferencia entre el salario digno y el salario pagado se reduce de 46.5 a 35.8% en Nissan I, y, de 69.1 a 58.4% para Nissan II.

Te puede interesar:  Shell en Vaca Muerta: los hidrocarburos tienen mucha vida

Toluca (Chrysler-Fiat) y Puebla (Volkswagen) conforman el grupo de baja y nula precarización, respectivamente. En cuanto a Toluca (Chrysler Fiat), la diferencia entre el salario digno bruto (que incluye impuestos) respecto a lo que se paga es 9 por ciento. Pero si se incluye lo que los trabajadores reciben en prestaciones de la empresa (comida, prima vacacional y aguinaldo), la diferencia entre el salario digno y el salario pagado es prácticamente nula (0.33%).

Por su parte, en Puebla (Volkswagen) el salario pagado es mayor que el salario digno bruto en un 9 por ciento. Si se incluye la comida, prima vacacional y aguinaldo, el salario pagado es 19.2% mayor que el salario digno bruto. Además de lo anterior, el salario pagado es 37% mayor que la línea de pobreza urbana y 146% por arriba de la línea de pobreza.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link