La empresa de producción cárnica JBS admitió este miércoles haber pagado a «hackers» un rescate de 11 millones de dólares tras el ciberataque que provocó el cierre de todas sus plantas de carne de vacuno en Estados Unidos.

JBS, cuya matriz está en Brasil, señaló en un comunicado que el pago se hizo una vez restablecida la operación de las plantas para evitar males mayores.