Economía

Escrivá calcula que 10.000 trabajadores salen diariamente del ERTE desde la última prórroga

Un recepcionista de hotel atiende a un cliente con mascarilla y mampara de por medio en junio de 2020.
Un recepcionista de hotel atiende a un cliente con mascarilla y mampara de por medio en junio de 2020.Mariscal / EFE
 

Desde que la última prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) entró en vigor el pasado 1 de junio ―se extenderá hasta el 30 de septiembre―, 10.000 trabajadores abandonan a diario esta suspensión eventual para reincorporarse a su puesto de trabajo. Así lo ha anunciado ―y celebrado― este jueves el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una entrevista en el programa Espejo Público de Antena 3. Del mismo modo, el ministro también se ha felicitado por el crecimiento en el número de afiliaciones que se está produciendo en junio, y ha estimado que se alcanzarán las 150.000 nuevas altas a finales de mes. También ha anunciado que su departamento está afinando un sistema de desincentivos para limitar la temporalidad.

Más información

  • La nueva prórroga de los ERTE costará 3.400 millones
  • El acuerdo de la prórroga de los ERTE, en tres actos

Los regresos continuados de los trabajadores en ERTE a sus puestos se producen, en opinión del ministro, por los estímulos que ofrece en materia de bonificaciones a la Seguridad Social el último texto acordado para el mantenimiento de los ERTE por causas vinculadas a la covid. “Ante situaciones de cierta incertidumbre sobre cuál va a ser la demanda, que las empresas sepan que cuando activan a un trabajador de aquí a septiembre este va a tener una exoneración altísima de cotizaciones es un impulso adicional. Esto tenemos la impresión de que está generando esta aceleración de la actividad”, ha explicado Escrivá.

Es precisamente en este punto ―en la cuantía de las exoneraciones para aquellos trabajadores que regresen― donde se concentraron las principales discrepancias entre Gobierno, patronal y sindicatos durante la negociación de la última prórroga de los ERTE. Mientras que los representantes de los trabajadores y de los empresarios defendían que el regreso de los empleados suspendidos se produciría en consonancia con el aumento de la actividad, Escrivá defendía que con una estimulación fiscal apropiada este proceso se podría acelerar, ya que la evolución de la pandemia pronosticaba una mejora sustancial de la situación sanitaria para los próximos meses. Finalmente, las exoneraciones acordadas para los trabajadores retornados crecieron, ya que han pasado a ser del 95% y del 85% en función del tamaño de la empresa; mientras que las de quienes sigan suspendidos se mantienen en las mismas cantidades que se han fijado hasta el momento (del 85% al 65% en función del mes).

Te puede interesar:  La OMC advierte del riesgo de que América Latina quede rezagada tras la pandemia

“Somos el segundo país de Europa tras Holanda que ha activado más trabajadores en ERTE”, ha apuntado Escrivá, quien, además, ha señalado que en mayo (el último antes de la nueva prórroga) la media diaria de los trabajadores que volvían a sus puestos era tan solo de “3.000 o 4.000″. Es debido a este nuevo esquema fiscal, y a la mejora de la situación sanitaria por lo que el ministro ha calificado este proceso de vuelta al trabajo como una “enorme aceleración”, a pesar de que todavía se mantienen acogidas a un ERTE cerca de 470.000 personas.

Las buenas noticias de cara a la campaña de verano también se extienden hasta las afiliaciones. Debido a este fenómeno de regreso, Escrivá ha pronosticado que para finales del mes de junio se habrán producido cerca de 150.000 nuevas altas. “Hemos tenido un arranque fortísimo”, ha indicado el ministro, que de esta nueva bolsa de cotizantes estima que unos 50.000 pertenecen al sector de la hostelería, y el resto a los demás sectores, entre los que destacan la educación y las actividades manufactureras.

Te puede interesar:  Biden convence al G7 para lanzar gran plan de infraestructuras frente a China

“Estamos teniendo una recuperación de amplio espectro”, ha aseverado Escrivá, quien prevé también que el consumo se eleve en los próximos meses como consecuencia de las medidas de protección del empleo ―y por ende, de los ingresos de los trabajadores― desplegadas durante la pandemia. “Las tasas de ahorro son extraordinariamente altas y por tanto el potencial de consumo de las familias es considerable”, ha remarcado el titular de Seguridad Social.

Temporalidad

Consultado acerca de las medidas que se encuentra desarrollando en estos momentos su departamento para luchar contra la temporalidad, Escrivá ha señalado: “Estamos a punto de poner en marcha la nueva medida”, y esta tendrá forma de desincentivos para que las empresas no utilicen de manera abusiva este tipo de contrataciones.

El ministro ha calificado como “espeluznantes” algunos de los números que registra el mercado laboral español. Entre ellos, ha destacado que la Seguridad Social da cada año 27 millones de bajas, una de cada cinco por contratos de un día, y tres de cada cinco por contratos de menos de un mes. “Todos queremos acabar con la temporalidad. Es un reto colectivo de la sociedad. España tiene unos niveles de precariedad extraordinariamente altos y que la diferencian de otros países”, ha señalado. Para acabar “con esta cultura de rotación extraordinaria”, Escrivá ha adelantado que trabajan en “generar desincentivos a esta enorme rotación, que a veces tiene un elemento espurio por dejar de cotizar un fin de semana o por unos días”.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link