Con un Parlamento polarizado y una sociedad castigada por la crisis social y sanitaria, el conservador Guillermo Lasso vira al centro político en Ecuador con un plan económico «solidario» y «ambientalista» que requerirá de inversión y ayuda extranjera para poder reiniciar la reactivación.

Una perspectiva en lo económico que obligatoriamente buscará el consenso nacional en momentos críticos, consciente de que no solo la pedagogía de las decisiones, sino el incluir en el diálogo previo a la toma de decisiones a los sectores más vulnerables, salvarán al país de una colombianización o nuevo «Octubre de 2019».

Te puede interesar:  JPMorgan acumula efectivo ante la perspectiva de un aumento de la inflación