El Gobierno de Joe Biden rompió este martes las negociaciones que mantenía abiertas desde hace semanas con un grupo de senadores republicanos para pactar un plan de infraestructuras bipartidista.

La Casa Blanca consideró que la distancia entre el plan de Biden, que inicialmente era de 2,25 billones de dólares, y el que proponen el grupo de republicanos liderado por la senadora Shelley Moore Capito, están demasiado alejados.