Mercados

Acciones especulativas tuvieron semana volátil

La semana pasada fue de mucha volatilidad para AMC Entertainment y otras acciones especulativas, que una vez más estuvieron en la mira de los inversionistas en corto de la plataforma Reddit.

Estas acciones especulativas cayeron el viernes, pero aún terminaron la semana con ganancias. Las acciones de AMC perdieron 6.7% el viernes después de haber caído 18% en la sesión anterior. La acción aún se recuperó 83.4% en la semana.

BlackBerry cayó 12.7% el viernes, pero ganó 37.6% la semana pasada, mientras que Bed Bath & Beyond cayó 0.6%, pero terminó la semana con alza de 13.3 por ciento.

La estrella original, GameStop, bajó 3.8% el viernes después de ganar 111.9% durante la semana. El intercambio ha estado relativamente tranquilo para GameStop en los últimos tiempos, ya que AMC capturó la mayor parte de la atención.

Según CNBC, AMC no pierde tiempo en aprovechar su rally masivo y obtener nuevo capital. El CEO Adam Aron pidió a los accionistas en un chat en vivo de YouTube el jueves por la noche que permitieran a su compañía emitir hasta 25 millones de acciones más.

Te puede interesar:  Precios del petróleo cierran con ligero retroceso mientras la OPEP analiza el aumento de producción

Esto se produjo después de que AMC vendiera 20 millones de acciones en dos acuerdos separados durante la semana pasada, generando alrededor de 800 millones de dólares en efectivo.

La primera transacción involucró a Mudrick Capital, que pagó más de 230 millones de dólares por 8.5 millones de acciones. Luego, AMC reveló que había vendido 11.5 millones de acciones adicionales por 587 millones de dólares.

El volumen de operaciones en AMC Holdings y otras acciones especulativas se disparó durante la semana pasada a medida que los inversionistas minoristas en el foro WallStreetBets continuaron animándose mutuamente a sumarse.

AMC y Blackberry negociaron más de 500 millones de acciones el jueves, convirtiéndose en las dos acciones más activas en el NASDAQ.

termometro.economico@eleconomista.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link