Opinión

El enemigo de tu enemigo es tu amigo

El Covid-19 no está controlado en México. Solo 13 millones de mexicanos han sido vacunados

 

El Covid-19 es el enemigo a vencer por distintas causas, situaciones y objetivos de trascendencia global, no solo para México. Para algunos el Covid-19 es un síndrome respiratorio agudo grave, para otros es una enfermedad infecciosa. El 22 de enero de 2020 se reúne el Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional convocado por el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS)donde se discuten datos de la mayor relevancia de los cuales comparto algunos:

“El virus se está transmitiendo entre personas; de acuerdo con la estimación inicial, con un ritmo reproductivo básico de 1,4 a 2,5. Se ha registrado transmisión de la infección en un centro de salud. El 25% de los casos confirmados han presentado síntomas graves.”

La frase “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” es un proverbio árabe que tiene la mayor relevancia en toda actividad humana, desde aspectos sociales, militares, políticos y diplomáticos, hasta situaciones en donde la humanidad se encuentra en riesgo como cuando se enfrenta un tsunami, un huracán, un terremoto o una pandemia.

Te puede interesar:  ¿Quién perdió el 6 de junio?

Las autoridades que tienen la obligación y responsabilidad legal de proteger la salud de los mexicanos no fueron capaces de entender la amenaza que se venía sobre la población. Privilegiaron el engaño en las cifras, en la estrategia y en la gravedad que el Covid-19 significaba para las familias mexicanas. Han sido mezquinas sus estrategias políticas para controlar y diezmar a la población mexicana que ven como el enemigo, cuando el verdadero enemigo siempre fue el Coronavirus.   

El plan fue político no una estrategia científica para evitar la muerte y destrucción. El plan consistió en revolver los datos, las fechas, los contagios, evitar las pruebas y el uso del cubrebocas llegando al colmo de promover estampitas, abrazos, la convivencia y una pseudo fuerza moral. En el exceso lastimar a un país creyente en la Virgen de Guadalupe con demagogia populista intentando reducir la divinidad de Jesús a un luchador social, en un país eminentemente católico.

El Covid-19 no está controlado en México. Solo 13 millones de mexicanos han sido vacunados, faltan más de 114 millones de mexicanos por ser vacunados. El semáforo verde es otra medida tomada sin evidencia científica, más por la justa política, como lo es la propia vacunación que se fue administrando con ese mismo propósito.

Te puede interesar:  Prensa, letra y pensamiento: celebrando a Fernández de Lizardi

Pareciera que este gobierno abraza la muerte más que la vida.  Más de 600 mil familias mexicanas han perdido a un familiar por Covid-19. Es el mayor desastre que nuestro México ha padecido al que se suma la falta de medicamentos para todo tipo de tratamientos y enfermedades.

Este gobierno se equivocó de enemigo. Este gobierno prefirió aliarse al Covid-19 en vez de aliarse con nosotros los ciudadanos. Las cifras no mienten como sí lo hacen las personas que todos los días lo han hecho miserablemente. La banalidad del uso de una estampa del Sagrado Corazón de Jesús en marzo del 2020 es tan deplorable para un país con mayoría católica como doloroso la negación en público de la divinidad de nuestra Señora de Guadalupe el 4junio del 2021.

*Oscar David Hernández Carranza es presidente y fundador del Premio Nacional de Salud, A.C. www.premionacionaldesalud.org, promotor de la iniciativa México de 10 www.mexdediez.org

Este contenido fue publicado originalmente en: Link