Opinión

Pensar en una planeación financiera para la educación de los hijos

La educación de los hijos es uno de los retos financieros más grandes e importantes para los padres y cuando se comienza a ampliar una familia se requiere de una cuidadosa planeación financiera.

En esta planeación se deben considerar todas las etapas y gastos relacionados con los hijos, que van desde su nacimiento hasta que lleguen a la universidad. Es un gasto importante que las familias deben cubrir, considerando que por cada hijo puede ir desde los 600 mil hasta los 3.5 millones de pesos, montos que comprenden los gastos desde el preescolar, primaria, secundaria, bachillerato hasta la universidad y que suelen variar según el tipo de institución (pública o privada), así como los requerimientos en inscripciones, colegiatura, transporte y útiles.

En México, estudiar una licenciatura en una universidad privada puede costar por lo menos medio millón de pesos, y puede llegar hasta el millón y medio de pesos. Otro factor a considerar es la inflación educativa. Si se compara el costo promedio de las colegiaturas desde el 2002 al 2020, la inflación educativa ha crecido más rápido que la inflación general.

De acuerdo con BBVA, el 85% de los padres financia la educación de sus hijos utilizando sus propios ingresos, razón por la que es importante crear conciencia sobre la importancia de planear con anticipación el futuro educativo de los hijos, diseñar un plan acorde a las posibilidades de los padres y buscar información al respecto.

Te puede interesar:  ¿Cuál es el sentido de las Olimpiadas?

En el mercado hay diferentes opciones para obtener los recursos que permitan pagar la educación, como puede ser un crédito, un seguro o un fideicomiso. 

El crédito Educativo es un préstamo que se obtiene en el momento en que se necesita comenzar a pagar las colegiaturas. Existen diferentes tipos de créditos y pueden ajustarse a las necesidades de cada persona. Muchos de éstos se ofrecen para la educación superior. Con este crédito se recibirá dinero durante todo el periodo que dure la carrera y por tratarse de un préstamo, se deberá cubrir la cantidad solicitada al término de la universidad. El periodo de pago de la deuda puede ser de cinco hasta diez años y se debe de tomar en cuenta que, además de la cantidad original, se tendrá que cubrir los intereses de la deuda.

El Seguro Educativo permite a través del ahorro, contar con apoyo económico para el futuro educativo de los hijos, es un medio de previsión anticipada. Dependiendo de la edad que tengan los hijos al momento de contratarlo será el plazo de pagos. También cuenta con variedad de beneficios y coberturas.

Te puede interesar:  Increíble, Palacio contra la movilidad social

El Fideicomiso Educativo se considera un instrumento jurídico y financiero de prevención y de inversión que mediante un contrato se tendrá la posibilidad de ir dando aportaciones económicas de acuerdo a las posibilidades de cada persona en un lapso determinado. Da la flexibilidad de realizar operaciones para beneficio del contratante, en este caso, la educación de un hijo. Se opera a través de un banco, que funciona como el fiduciario y es el encargado de captar, custodiar, administrar e invertir las aportaciones para generar rendimientos del dinero que benefician el ahorro del contratante, el cual está destinado exclusivamente para la educación.

Finalmente, para tener una buena planeación financiera se tendrán que establecer prioridades, planear con anticipación los gastos que se tendrán en el futuro escolar de los hijos y conocer muy bien las opciones que están al alcance para lograrlo.

*El autor es Senior Analyst Middle Office – BBVA Asset Management.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link