Opinión

La batalla por la banda de 6 GHz para dummies

Los actores de las telecomunicaciones se encuentran divididos en una feroz batalla por el destino de la banda de 6 GHz. Por un lado, se encuentran los defensores de utilizar la totalidad de esa banda para Wi-Fi 6. El otro bando aboga porque una porción de la misma se destine para 5G. En ambos casos, lo que está en juego es la inversión, la visión y el desarrollo de las industrias de México.

La banda de 6 GHz comprende el rango de 5,925 a 7,125, es decir, 1,200 MHz de espectro radioeléctrico. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) -responsable de la regulación, promoción y supervisión del espectro radioeléctrico- abrió una consulta pública en la cual no sólo se inclina sino que clasifica la totalidad de la banda de 6 GHz para uso libre o no licenciado, es decir, para Wi-Fi 6, excluyendo el uso licenciado de la misma para 5G.

Entre los partidarios de toda la banda de 6 GHz para Wi-Fi 6 se encuentran las plataformas de Internet, las empresas de redes sociales, los fabricantes de chips, procesadores y routers para Wi-Fi y quienes manufacturan smartphones y otros dispositivos para usuarios finales y de Internet de las Cosas.

Quienes abogan porque parte de la banda de 6 GHz se destine para 5G son fabricantes y desarrolladores de equipos para redes móviles de telecomunicaciones, radiobases y microondas de enlaces.

Un tercer actor poco mencionado en esta batalla son los operadores móviles de telecomunicaciones, los cuales realizan las inversiones necesarias para instalar, ampliar las redes, ofrecer conectividad a sus clientes y conectar el país. Además, sobre ellos recae todo el peso y costo de la regulación, a diferencia de los partidarios de Wi-Fi 6 y 5G.

Durante décadas, los operadores han pagado cifras millonarias por adquirir y explotar el espectro radioeléctrico. Si el IFT clasifica toda la banda para uso libre a favor de los defensores de Wi-Fi 6, los operadores tendrán que seguir invirtiendo para brindar conectividad, pero se les excluye de ofrecer modelos de negocio para Internet industrial y productivo.

De asignar toda la banda de 6 GHz para Wi-Fi 6, la inversión para los operadores sería superior para lograr la cobertura, capacidad y movilidad necesarias, sin que puedan ellos mismos desarrollar modelos de negocio para redes privadas, empresariales e industriales.

Te puede interesar:  Medio día en Nicaragua

Wi-Fi 6 en la banda de 6 GHz es ideal para conectar dispositivos en espacios interiores como estadios, centros comerciales o fábricas. Aunque ha mejorado muchísimo, técnicamente su cobertura es limitada. Funciona a la perfección para descargar el tráfico de Internet.

5G en la banda de 6 GHz es idónea para servicios móviles y en espacios exteriores porque su cobertura es más amplia.

Un punto de acceso Wi-Fi 6 puede conectar por separado una escuela, un hospital o una fábrica. Una antena 5G puede conectar esa misma escuela, hospital y fábrica juntos más sus alrededores, porque tiene más cobertura y los operadores disponen de más frecuencias para conectar.

Ambas tecnologías inalámbricas (5G y Wi-Fi 6) ofrecen la capacidad, velocidad, calidad y experiencia de usuario similar a la fibra óptica, pero siguen siendo los operadores fijos y móviles los que tendrán que invertir en los despliegues de fibra para que Wi-Fi 6 y 5G cumplan con sus beneficios para los usuarios y las industrias.

Wi-Fi 6 funciona en la banda de 6 GHz cuya cobertura es limitada; pero 5G tiene el potencial de utilizar todas las frecuencias disponibles en las bandas bajas para cobertura social, medias (como es el caso de 6 GHz) para conectar industrias y bajas con escasa cobertura pero mucha capacidad y velocidad en ciudades densamente pobladas.

Los operadores fijos van a invertir en redes y en fibra para que Wi-Fi 6 conecte espacios interiores. Los operadores móviles están invirtiendo en redes, fibra y antenas para que 5G conecte espacios exteriores. En México existen 21.9 millones de accesos de banda ancha fija y 101.2 millones de líneas con acceso a banda ancha móvil (IFT, 2020).

¿Por qué absolutamente toda la banda de 6 GHz, los 1,200 MHz de espectro disponible, tendría que destinarse para los usuarios de Internet fijo? ¿Por qué el IFT no encuentra una posición de equilibrio donde tanto Wi-Fi 6 como 5G utilicen la banda de 6 GHz en beneficio de todos los usuarios de banda ancha y los que faltan por conectarse?

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) (el organismo encargado de definir el marco regulatorio del espectro radioeléctrico) estudia identificar un bloque en la banda de 6 GHz para telecomunicaciones móviles o 5G. Lo anterior se resolverá durante la Conferencia Mundial de Radiocomunicación de 2023 (CMR-23). Mario Maniewicz, jefe de Políticas y Estrategias de la UIT, alertó en noviembre de 2020 que “los países no deberían tomar decisiones que a la postre pudieran afectarse por las decisiones de la CMR-23”.

Te puede interesar:  El mejor trimestre de la historia económica

Los operadores necesitan un bloque en la banda de 6 GHz para hacer realidad los beneficios de 5G. El estudio “Panorama del espectro radioeléctrico en México para servicios móviles de quinta generación”, elaborado por la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT en marzo de 2019, reconoce que “las bandas de frecuencias entre 1 GHz y 6 GHz brindarán la cobertura y capacidad suficientes para atender el constante incremento de tráfico de datos y video en zonas abiertas, a la vez que permitirán el despliegue de nuevas tecnologías compatibles con las bandas asignadas actualmente y con las nuevas bandas de frecuencias para 5G.”

Es falso sostener que Wi-Fi 6 contribuye al cierre de la brecha digital, porque sus casos de uso se limitan a espacios, usuarios y negocios previamente conectados por las redes fijas. En cambio, la mayor cobertura de las redes móviles permite que una tecnología como FWA (Acceso Inalámbrico Fijo) con 5G pueda ampliar la cobertura no sólo a espacios urbanos sino también a hogares rurales a mediano plazo y a precios más asequibles. Wi-Fi 6 no tiene ese alcance ni potencial de llegar a entornos rurales.

El problema de México es la brecha de conectividad y de banda ancha. La banda de 6 GHz puede contribuir a cerrar esa brecha si se comparten sus beneficios tanto con Wi-Fi 6 como con 5G. Cuando las bandas de 2.5 GHz y 700 MHz tuvieron un solo uso u operador, demostraron estar subutilizadas y se ha perdido la oportunidad social de hacer un uso más eficiente del espectro gracias a la inversión.

Twitter: @beltmondi



Este contenido fue publicado originalmente en: Link