La brasileña JBS, mayor productor de carne del mundo, informó que «la gran mayoría» de sus plantas en Estados Unidos, Canadá y Australia volvieron a operar este miércoles, tras verse afectadas por un ataque informático que investiga el FBI.

«La gran mayoría de nuestras unidades de carne bovina, porcina, de aves y alimentos preparados» en Norteamérica y Australia volvieron a estar operacionales este miércoles, informó la empresa en un comunicado remitido al mercado financiero.