La Agencia Internacional de la Energía (AIE) espera que, después del desplome récord del 20 % de las inversiones en el sector en 2020, este año habrá una recuperación del 10 %, con un crecimiento importante que le inquieta en los combustibles fósiles, aún sin llegar a los niveles precrisis.

En su informe anual de perspectivas sobre la inversión publicado este miércoles, la AIE relaciona en buena medida ese incremento de inversión con el aumento del 4,6 % de la demanda energética global en 2021, que en ese caso sí se recuperará totalmente del descenso del 4 % el año pasado.