Economía

El precio de la luz oscila un 116% entre la hora más cara y la más barata en el primer día de la nueva factura

Sede de Red Eléctrica.
Sede de Red Eléctrica.
 

El Gobierno preparó a conciencia un martes eléctrico. Hizo coincidir las decisiones del Consejo de Ministros sobre los beneficios caídos del cielo y el Fondo de Sostenibilidad con la puesta en marcha del nuevo sistema de factura eléctrica, que instaura horarios para un consumo más eficiente, una medida que originó controversia nada más nacer.

Los precios de la electricidad en el mercado minorista sí variaron en el estreno, con oscilaciones entre una punta máxima de 24,808 céntimos el kilovatio hora (kWh) hasta un precio valle mínimo de 11,484. Es decir, un 116% de diferencia. Los precios valle más altos fueron de 11,59 céntimos el kWh. Las tarifas en los periodos llanos fueron de 13,5 céntimos el kWh a 15,6 céntimos. Para este miércoles, el precio mínimo será de 11,18 céntimos y el máximo, de 24,5. Es decir, un poco más bajo en ambos casos que el día anterior. El precio minorista es una de las partes que conforman la factura: el término de energía, que supone en torno al 40%. A este se suma el término de potencia contratada y los impuestos (impuesto de la electricidad del 5,1%, y el IVA del 21%).

Más información

  • Los precios del CO₂ y el gas disparan la factura de la luz en mayo
  • El Gobierno cifra en 1.000 millones el impacto en las eléctricas por el recorte a su exceso de retribución por CO₂
Te puede interesar:  El Nikkei repunta un 3,1 % tras la recuperación bursátil de Wall Street

Sin embargo, por más que se le quisiera buscar, la nueva tarifa apenas tuvo efecto en los hábitos de consumo este martes, primer día de su funcionamiento. Según datos de Red Eléctrica, firma encargada de operar el mercado, en las ocho horas valle (de 0.00 a 8.00 horas, las más baratas) la demanda fue de 202.033 megavatios (MW), ligeramente superior a la de los martes anteriores (195.627 MW, 198.173 MW y 196.506 MW) e inferior a los 210.649 MW del 4 de junio (primer martes de ese mes) de 2019. La comparación con 2020 queda distorsionada por los efectos del estado de alarma. Fuentes del sector destacan que se debe más al efecto del calor que a otra cosa y subrayan que hay que esperar aún semanas para sacar alguna conclusión.

Los precios sin discriminación horaria rondaron todo el día entre los 15 y los 16,5 céntimos, es decir, unos ocho céntimos/kWh menos que el punto máximo de hora punta y unos cuatro céntimos más que el punto mínimo de hora valle. Ocurre, sin embargo, que antes la discriminación horaria daba 13 horas y ahora ocho.

Te puede interesar:  América Latina, atrapada entre la alta desigualdad y el bajo crecimiento

Por otro lado, todo pinta que los precios van a seguir altos como en mayo, en el que se alcanzó récord de casi dos años, con una media de 67,12 euros MWh y 27,8% más que en Alemania, según apunta la firma Aege. Según el mercado de futuros, el precio medio estimado del mercado eléctrico español es de 67,45 euros el MWh, un 9,8% más caro que el del mercado alemán.

A este río revuelto acudieron ávidamente los grupos políticos de la oposición. PP, Vox y Ciudadanos han insistido al Gobierno que baje los impuestos de la factura de la luz, en lugar de las nuevas tarifas. En diferentes ruedas de prensa en el Congreso, las tres formaciones coincidieron en que bajar los impuestos redundaría más en el consumidor final. PP y Ciudadanos, además, han solicitado la comparecencia de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, para que dé cuenta de la evolución del precio de la luz y de los cambios realizados.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link