El Gobierno cubano dio luz verde este miércoles a la creación de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) tanto el sector estatal como en el privado, donde se limitarán a sectores no estratégicos.

El primer ministro, Manuel Marrero, afirmó en una reunión del Consejo de Ministros que las mipymes privadas no podrán ejercer en salud, telecomunicaciones, energía, defensa, prensa y otras áreas que ya estaban vetadas para los trabajadores autónomos en el país.