Los bufés de autoservicio conquistaron a los brasileños hace décadas y se convirtieron en el modelo de alimentación más popular del país. Sin embargo, la crisis provocada por la covid-19 amenaza su supervivencia, han visto a su clientela desaparecer y sus ingresos desplomarse.

En regiones mayoritariamente comerciales de Sao Paulo, la ciudad más poblada y desarrollada del país, las habituales escenas de largas colas a las puertas de los restaurantes dieron lugar a fachadas de comercios vacíos con carteles de «se vende» o «se alquila», fruto de negocios que han sucumbido a la crisis.

Te puede interesar:  Cómo contactar al IRS si tu reembolso de impuestos aún no te ha llegado