Brasil, un país de dimensiones continentales y uno de los primeros en tener ferrocarriles en el mundo, decidió apostar nuevamente en su red ferroviaria tras años de abandono y prevé que en los próximos quince años doblará la actual participación del tren en su matriz de transporte.

La previsión fue divulgada por el ministro brasileño de Infraestructura, Tarcisio Gomes de Freitas, en una entrevista con corresponsales extranjeros, incluyendo la Agencia Efe, en la que recordó que Brasil, en la época del imperio de Pedro I, fue uno de los primeros países en contar con un ferrocarril en el mundo.