Opinión

El precio del maíz se desploma


 

El miércoles tuvimos el reporte sobre oferta y demanda mensual emitido por el USDA, el cual es de gran relevancia, ya que en este mes es cuando nos permite ver las primeras expectativas sobre el ciclo que se está sembrando, mejor conocido como cosecha nueva

Tras haber ganado un impresionante 71.34% a lo largo de un año alcanzando niveles de 251.95 dólares/tonelada, el maíz a plazo de marzo 2022 que cotiza en la Bolsa de Chicago, y que es el plazo de referencia utilizado por nuestros productores del ciclo Primavera-Verano, se desplomo a lo largo de la semana pasada un 14.37%, equivalente a un retroceso de 36.22 dólares para cerrar el viernes en niveles de 215.73 dólares.

Fueron varios los factores que intervinieron en la caída.

Para empezar iniciamos la semana con un clima mucho más favorable para el avance de siembras. De hecho, el lunes el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) anunció un incremento sustantivo del 23% en la superficie sembrada, llevándola a un avance del 67% el cual estuvo en línea con las expectativas del mercado y muy por encima del promedio de los últimos cinco años que se ubica en 52 por ciento.

Asimismo, reporto que el maíz había emergido en un 20% de la superficie, lo que representa un 1% por arriba del promedio de cinco años.

El miércoles tuvimos el reporte sobre oferta y demanda mensual emitido por el USDA, el cual es de gran relevancia, ya que en este mes de mayo, es cuando el USDA nos permite ver las primeras expectativas sobre el ciclo que se está sembrando, mejor conocido como cosecha nueva.

Te puede interesar:  Tren Maya-AMLO, licitación y Alstom-Bombardier

A nivel mundial, el USDA le recorto al ciclo actual 20/21, mejor conocido como cosecha vieja, los inventarios iniciales en 20.95 millones de toneladas a 283.53 millones versus los 280 millones estimados; sin embargo, le incrementó la expectativa de producción en 61.39 millones de toneladas, para ubicar la oferta en 1,473.38 millones de toneladas o 40.44 millones de toneladas más que el ciclo anterior.

Por el lado del consumo, también lo aumento en 31.87 millones para ubicarlo en 1,181.08 millones de toneladas, dando así una expectativa de Inventarios Finales de 292.3 millones, es decir, 8.77 millones más que el ciclo 20/21.

A nivel Estados Unidos, le incrementó la expectativa de superficie a cosechar en 400 mil hectáreas y a los rendimientos los ubico en 11.27 toneladas/hectárea contra 10.80 del ciclo anterior, lo que nos da un incremento en la producción de 20.52 millones de toneladas para ubicarla en 380.76 millones; sin embargo, el USDA saco las tijeras para recortarle a los Inventarios Iniciales 16.82 millones para ubicarlos en 31.93, quedando así una oferta total de maíz de 413.33 millones versus 409.62 millones del ciclo anterior.

Por el lado del consumo, le incrementó al uso para etanol 5.72 millones de toneladas y a las exportaciones les recortó 8.26 millones de toneladas para quedar un Consumo total de 375.05 millones de toneladas y en consecuencia Inventarios finales de 38.28 millones de toneladas, o 6.35 millones más que el ciclo anterior.

Te puede interesar:  Tren Maya-AMLO, licitación y Alstom-Bombardier

Con todo lo anterior, está claro que el mercado se debatirá entre lo apretado del balance de maíz de la cosecha vieja, y la cosecha nueva, que si bien es generosa, ahora dependerá del clima el que se desarrolle adecuadamente y efectivamente se tengan los rendimientos esperados, de lo contrario, podríamos ver al mercado reaccionar de nuevo al alza.

Tras el reporte, el jueves los precios se desplomaron a lo largo de la sesión, donde algunos responsabilizaban al buen clima, otros a cancelaciones en ventas de exportación, mientras que otros explicaban las bajas por un puente en el río Misisipí que estaba por colapsar y que habría bloqueado la circulación y venta de maíz a través del río. Otros piensan que la caída tan fuerte se debió principalmente a tomas de utilidad por parte de los fondos (especuladores)

El viernes a la apertura el mercado reacciono con alzas modestas que finalmente no pudo sostener para finalmente pintarse de rojo y caer en los plazos cortos o cosecha vieja hasta 13 dólares/tonelada y en la nueva hasta 7.77 dólares.

Nadie sabe el rumbo que finalmente tomara el mercado, por lo cual los productores deben de tomar coberturas ya para ponerle un piso a sus precios y los consumidores aprovechar la bajada para irle poniendo un techo.

Nosotros les decimos cómo.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link