Opinión

Anular. Ampliar. Desaforar…

Antes del juicio de procedencia contra Francisco Javier García Cabeza de Vaca, hubo un gobernador sancionado.

Faltaban seis meses para que concluyera el sexenio peñista cuando los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral fallaron contra Jaime Rodríguez Calderón y el entonces secretario de gobierno de Nuevo León, Manuel González, por haber utilizado recursos públicos para la recolección de las firmas que sustentaron la candidatura independiente de el Bronco.

Al igual que los diputados de Tamaulipas, los congresistas de Nuevo León dejaron sin efectos la sentencia y siguen sin decidir si el mandatario estatal merecía una amonestación, una sanción económica o la destitución. En su momento, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, puso el tema en el despacho presidencial.

“Esa sentencia no nos toca”, atajó el Ejecutivo federal. Así, el Bronco pudo concluir su sexenio. Y la suerte de García Cabeza de Vaca —en esa misma lógica— quedaría en manos del Congreso de Tamaulipas, si prevalecen la interpretación que juristas locales y académicos foráneos hacen del artículo 111 Constitucional.

Pero en Palacio Nacional hacen otra lectura de la ley, tanto en ese caso como en la ampliación del periodo para el que fue electo Arturo Zaldívar Lelo de Larrea y en la tramitación de las quejas contra los candidatos a la gubernatura de Nuevo León, Samuel García y Adrián de la Garza.

La vertiente interpretativa dominante en la Cuarta Transformación es que dentro de siete meses no habría elección de presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sino una prolongación del mandato de Zaldívar, en caso de aplicar el polémico transitorio de la reforma judicial.

Te puede interesar:  La tecnología promueve desempleo y bajos salarios

En el poder Judicial hacen otras consideraciones. Y recuerdan que, en julio del año pasado, el pleno del Alto Tribunal atendió una queja promovida por la Comisión de Derechos Humanos de Morelos en contra de la reforma constitucional que suprimía la posibilidad de reelección de magistrados locales y ampliaba el periodo de nombramiento, por única ocasión, de magistrados en funciones. El transitorio de marras fue declarado inconstitucional.

Sobre la probable sanción a los candidatos en Nuevo León no hay tanta claridad. Una creciente mayoría oficialista considera que la anulación de los comicios es inevitable. Algunas voces —como la del monrealista Alejandro Rojas Díaz-Durán— de plano se han pronunciado por la cancelación del proceso en curso, “podrido” por el intercambio de acusaciones y la actuación de la FGR.

Samuel y Adrián estarán en la boleta electoral. Si el peor escenario —la anulación— se materializara, lo más probable es que no repitieran como candidatos. Tampoco, Clara Luz Flores, quien no cumplió con las expectativas.

En ese caso —plantean algunos— la candidatura de Morena recaería en una figura nacional, salida del gabinete. Esa descripción empataría con la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, cuyos simpatizantes ven incluso como protagonista en el 2024, a la luz de los recientes acontecimientos. Otras voces menos comprometidas recuerdan que Olga Sánchez Cordero, tiene presencia e intereses en aquella entidad norteña.

Te puede interesar:  La nueva evaluación del IMD: estancamiento económico

“La secretaria de Gobernación no tiene aspiraciones políticas, más allá de apoyar a la consolidación de este gobierno”, acota uno de sus colaboradores más antiguos. “No anda en busca de chamba. Ya tocó la cúspide de los tres poderes y su anhelo personal es retirarse dentro de tres años”.

Efectos secundarios

¿COLAPSOS? Algunas mediciones publicadas esta semana —encuestas por teléfono— ofrecen atisbos de lo que la tragedia de la Línea Dorada podría afectar a Morena, el próximo 6 de junio. Otras, como las de DemosTraking/Polls.Mx, fueron procesadas justo la semana pasada y pronostican malos resultados para las fuerzas gobernantes en la CDMX. En las alcaldías Cuauhtémoc y Cuajimalpa habría empates técnicos, mientras que Miguel Hidalgo y Coyoacán serían para los candidatos aliancistas, que recuperarían los abanderados panistas Mauricio Tabe Echartea y José Giovani Gutiérrez Aguilar, quien después de su paso por el PAN y el PRI ahora defiende los colores del sol azteca. Además de su inconstancia partidista, se le critica por supuestos malos manejos como director de los Talleres Gráfico, sin olvidar que sus lazos familiares tampoco serían los más pulcros.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link