Finanzas Personales

Cómo ser resiliente en un momento de crisis: aprenda a elegir una póliza de seguro

México ha tenido avances en materia de educación e inclusión financiera, sin embargo aún se requieren esfuerzos y en el sector asegurador no es la excepción.

Prueba de ello es que de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, sólo dos de cada 10 mexicanos dijeron contar con algún seguro. Las principales razones son la falta de interés o creer que no lo necesitan, pero con la pandemia se debería replantear la necesidad de contar con una póliza, consideró Magnolia González, integrante del Comité de Educación Financiera de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Durante su participación en el panel “Construye tus Finanzas a prueba de Crisis”, durante la 30 Convención de Aseguradores, González reiteró la importancia de contar con un seguro en tiempos en los que la pandemia dejó varias lecciones.

González destacó que actualmente, el segmento joven de la población debe ser una prioridad para la industria de seguros.

“Pensamos que (el seguro) puede ser un producto financiero que es de adultos, de gente grande, gente que tiene una familia, hijos, que se está preparando para la vejez, pero ¿y qué pasa con los jóvenes, con la gente que está en la universidad o bien la está terminando?, al final todos tenemos imprevistos”, externó.

Seguros, componente clave

Por su parte, Manolo Wigueras, director de Educación Financiera en El Lago de los Business mencionó que cuando se habla de seguros, en ocasiones suele relacionarse con algo complejo.

“Cuando alguien te empieza a hablar de seguros, puede que no sea lo más sexy de las finanzas, muchas veces nos enfocamos más en la rentabilidad, en crecer el patrimonio, eso es muy interesante, pero para mí los seguros son un componente clave, porque eso me permite enfocarme en lo que verdaderamente me interesa”, añadió.

Manolo Wigueras resaltó que al momento de buscar una compañía aseguradora es importante investigar, comparar y conocer los costos, servicios y coberturas que cada una ofrece, por ello ejemplificó su caso, en el que cotizó una póliza (de vida) con una suma asegurada de 1 millón de pesos y por el cual pagó 270 pesos al mes. 

“Ojo, lo comparé, porque una me costaba 270 pesos, pero en otra aseguradora me costaba 330 y en otra 400, mismas coberturas, pero con el tip de comparar puedes encontrar unos bastante asequibles y que te protejan”, agregó.

Wigueras enfatizó que es muy importante no quedarse con ninguna duda, y en caso de no entender a la perfección, acudir con un experto o asesor.

“Tenemos que ser muy curiosos, muy preguntones: “cuáles son las comisiones, cuáles son los rendimientos, cuándo aplican periodos de espera o exclusiones, qué pasa si lo cancelo, las letras chiquitas”, se cuestionó.

En tanto, Moris Dieck, especialista en finanzas personales destacó que tanto en jóvenes como adultos debe existir una conciencia financiera que abarque la importancia que tiene una inversión en una póliza de seguro.

En este sentido enlistó tres principales errores al utilizar seguros: el primero, dijo, es mental, “tiene que ver con nuestra mente, no entender que usar un seguro es previsor de tranquilidad”; el segundo consiste en elegir un seguro sólo por el precio.

“Vemos los ‘menús’: lo más barato, de una vez. No, ¿por qué es barato?, ¿qué te están recortando?, ¿qué no te están cubriendo?”, concluyó.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link