Economía

Funcas alerta del riesgo de retrasos en las ayudas a empresas

Hostelería de España protesta por la falta de ayudas directas y las restricciones que tienen que cumplir tras un año de pandemia.
Hostelería de España protesta por la falta de ayudas directas y las restricciones que tienen que cumplir tras un año de pandemia.Claudio Alvarez/EL PAIS
 

España es el país grande de la zona euro que menos destina a ayudas directas a empresas, según una comparativa de Funcas publicada este martes. Mientras que el Gobierno español ha aprobado 7.000 millones, el alemán ha puesto 50.000 millones, el francés 20.000 millones y el italiano, 11.000 millones ampliables a 25.000. En porcentaje del producto interior bruto, la diferencia se acorta un poco: España da el 6,4% del PIB, frente al 6,7% de Italia, 9% de Francia y 15% de Alemania.

Pero sobre todo preocupa el retraso con el que pueden llegar las ayudas, apunta Funcas. En España ya van con varios meses de demora, mientras que en Alemania y en Francia comenzaron a repartirlas con la segunda ola. Además, la gestión se ha confiado a unas comunidades que tendrán que desarrollar sistemas para tramitar la ayuda, lanzar las convocatorias y abonarlas. Representa un reto de gestión con una puesta en marcha más compleja y que puede crear disparidades entre autonomías, destaca el servicio de estudios de las cajas de ahorros.

Te puede interesar:  De caja andaluza a gigante nacional

En cambio, en Italia y Francia se puede acudir directamente a la Agencia Tributaria por internet a golpe de click. Se trata de un procedimiento más inmediato, señala Raymond Torres, director de coyuntura de Funcas y autor del estudio. En Alemania también se gestiona a través de las regiones y se pide una auditoría. Pero los alemanes ya van por el tercer tramo de ayudas y allí el sistema está muy rodado.

Otro problema detectado en España es que se han incluido muchos menos sectores beneficiarios de las ayudas. Se ha restringido a 95 de las 538 actividades. Y eso resta potencia de fuego al plan español. En Alemania y Francia se empezó brindándolas solo a los negocios que sufrían limitaciones administrativas de la actividad. Pero desde inicios de año estas ayudas se han abierto a todos. En Francia, con un 50% de caída de ingresos se dan al menos 1.500 euros. En Italia empiezan casi a la vez que España, pero las han generalizado desde el principio.

Te puede interesar:  Por qué un grupo de clérigos afromaericanos están llamando a boicotear el consumo de Coca-Cola en Georgia

Eso sí, los umbrales de caídas de ingresos para acceder a las subvenciones son parecidos. En España se precisa una merma de la facturación del 30% respecto a 2019. No obstante, el porcentaje de pérdida de ingresos que compensan y, por tanto, las cuantías son menores. En Alemania se llega al 90%, de los costes fijos; Italia entrega el 60% de la caída de facturación y va reduciendo según el tamaño, y Francia, entre el 15% y el 100%. España da el 20% o el 40% de lo que sobrepase el 30% de caída dependiendo del tamaño. No obstante, al incorporar un mínimo de 4.000 euros, el dispositivo español ayuda más al pequeño negocio, subraya Funcas.

Con la prolongación de la pandemia, la situación patrimonial de muchas empresas y pequeños negocios se ha deteriorado, aumentando su deuda y amenazando con poner en peligro su supervivencia. De ahí que sea importante desarrollar con acierto esta estrategia, recuerda Funcas.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link