Opinión

Responsabilidad Social y Sostenibilidad, un rompecabezas aún inconcluso

Mucho se habla sobre la Responsabilidad Social y la Sostenibilidad, pero desde una  perspectiva organizacional, así como de la importancia que deberían de tener estos temas para las empresas, el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil, sin embargo, cuando tratamos de llevar estos conceptos a un nivel personal, para algunos sigue siendo un concepto un poco abstracto y aparentemente distante a nuestra vida diaria.

Surge ahí la importancia de acercarlos y aterrizarlos a la forma en como vivimos, a las decisiones que tomamos y a los impactos que generamos por nuestras acciones cotidianas, para permear estos conceptos a nuestros hogares, a nuestros círculos de familiares y amigos, a nuestros lugares de trabajo y finalmente a nuestras comunidades.

Por ejemplo, podríamos empezar con la arquitectura y el urbanismo sustentables, como una forma de aplicar la sostenibilidad al día a día de las personas, ya sea en sus hogares, lugares de trabajo, centros de convivencia y esparcimiento o las ciudades y comunidades en las que vivimos. Resulta que cada vez son más frecuentes las construcciones y desarrollos urbanos que van incorporando desde su diseño hasta su construcción y posteriormente en su operación, distintas técnicas y materiales sustentables, lo cual además de contribuir al entorno, va generando una conciencia en esta línea entre sus habitantes.

Te puede interesar:  ¿Y las dos comisionadas para el IFT?

Por otro lado, también podríamos empezar a generar un nuevo tipo de consumidor, más consciente por los impactos sociales y ambientales de sus propias decisiones de compra y con un estilo de vida mucho más sustentable. En este sentido, la mercadotecnia con causa, el consumo y producción responsables, la medición de la huella de carbono a nivel de productos, o las estrategias de economía circular pueden ser herramientas que permitan abordar el tema de forma directa e informar a los consumidores sobre estos temas, concientizándolos y dándoles la opción de ser partícipes en su solución. 

Para aquellos con espíritu emprendedor y que quieran dar un paso más en la solución de retos y problemáticas sociales y ambientales, encontrarán que el emprendimiento social o de impacto es una tendencia que va en aumento, despertando el interés de distintas empresas y organizaciones en nuestro país, las cuales han empezado a apostar por la incubación, el financiamiento, el desarrollo y hasta la certificación de este tipo de negocios, mucho más alineados al desarrollo sostenible. 

Te puede interesar:  La guerra de las estatuas y Cuba

Finalmente, no podemos olvidar el papel que las instituciones educativas tienen en la formación de las personas, por lo que la transversalización de la responsabilidad social y la sostenibilidad en los diversos niveles y programas educativos será lo que permita hacer un cambio, romper paradigmas contar con niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos cada vez más conscientes y comprometidos con un futuro sostenible para todos.

Si queremos armar el rompecabezas de la Responsabilidad Social y la Sostenibilidad, es necesario incluir a todos las piezas: empresa, gobierno y sociedad civil, pero sobre todo a las personas que las conformamos.

*El autor es Director del Centro IDEARSE para la Responsabilidad y Sustentabilidad de la Empresa de la Universidad Anáhuac México. 

Twitter: @J_ReyesIturbide y @Centro_IDEARSE

Este contenido fue publicado originalmente en: Link