Economía

Euskaltel se dispara en Bolsa un 16% tras la opa de MásMóvil y Telefónica cae casi un 4%

Las acciones de Euskaltel se han disparado en la sesión de este lunes un 15,95% hasta los 11,12 euros, muy cerca de los 11,17 euros por título que ofrece MásMóvil en la oferta pública de adquisición (opa) lanzada este domingo por el 100% de la operadora vasca. El mercado ha recibido con estupor la noticia, ya que todas las especulaciones apuntaban a una integración entre MásMóvil y Vodafone. La peor parada ha sido Telefónica, cuya cotización se ha desplomado al cierre un 3,72% hasta los 3,88 euros, aunque durante la jornada llegó a caer un 5%. Los analistas entienden que la compra de Euskaltel fortalecerá al cuarto operador y agudizará aún más la tendencia al mercado de bajo coste, en el que MásMóvil es líder con sus distintas marcas a cuyo catálogo sumará Virgin Telco,

Por su parte, Euskaltel anunció este lunes que someterá a la aprobación de su consejo de administración la constitución de un comité para el seguimiento de la opa lanzada por MásMóvil por un importe efectivo de 2.000 millones de euros. Dicho comité estará integrado por consejeros que no se encuentren en situación de conflicto de interés dado los compromisos irrevocables de aceptación de la opa suscritos por los accionistas representados en el consejo de administración de Euskaltel.

La opa cuenta ya con el respaldo imprescindible de un 52,32% del capital social de Euskaltel, ya que, sus tres principales accionistas -Zegona Kutxabank y Alba Europe- se han comprometido a aceptar la misma mediante acuerdos irrevocables alcanzados con MásMóvil. Los miembros del consejo de administración de Euskaltel se pronunciarán sobre la opa en los plazos establecidos por la normativa aplicable, una vez la CNMV autorice la opa y el consejo reciba los informes financieros y el asesoramiento legal necesarios.

Te puede interesar:  La OCDE mejora sus expectativas de la eurozona y los grandes latinoamericanos

Reacción en el País Vasco

La operación ya ha suscitado las primeras reacciones. El Gobierno Vasco ve “con buenos ojos” la opa amistosa al tratarse “de un acuerdo entre empresas del país”. Y es que además de Euskaltel, que tiene la sede social en el País Vasco, la opa de MásMóvil ha sido lanzada a través de su filial Kaixo Telecom, también con sede en la región.

El Ejecutivo gobernado por el PNV ha señalado que “ha seguido de cerca esta operación” y que la ve con buenos ojos ya que es “una decisión conjunta permite ganar músculo en capacidades tecnológicas y oportunidades de digitalización para el conjunto de Euskadi”. Recuerda que la operación se produce la misma semana en la que el Gobierno Vasco va a aprobar la Estrategia de Transformación Digital de Euskadi y supone “un espaldarazo al impulso que va a marcar esta estrategia para avanzar en la modernización digital y tecnológica con nuevos proyectos de 5 G y de tecnologías habilitadoras como la Inteligencia Artificial o el Big Data”.

Una reacción contraria a la que ha suscitado en la oposición conformada por EH Bildu y Podemos. Los dos principales grupos de la oposición en el Parlamento vasco han criticado la venta de Euskaltel a Más Móvil y han anunciado que pedirán responsabilidades políticas. “En plena era de la digitalización en vez de invertir a futuro en una empresa pública como Euskaltel, al PNV se le ocurrió privatizarla sacándola a Bolsa. Dejó de ser pública pero nos dijeron que su arraigo estaba asegurado. Hoy ya sabemos que ni lo uno ni lo otro. ¡Menudos gestores!”, ha proclamado el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi,

Te puede interesar:  El colapso de Evergrande en China pone en alerta a Latinoamérica sobre sus implicaciones en la región

En la misma línea, el diputado de Elkarrekin Podemos, Roberto Uriarte, ha señalado: “Ser nacionalista y liberal, crear una empresa pública con objetivos nacionalistas y dinero de todos y acabar entregándola a una empresa privada española. Y todo por el bien de Euskadi y sin despeinarse. Me quito el sombrero”.

MásMóvil ha adquirido una serie de compromisos para vencer las posibles resistencias políticas a la operación procedentes de Euskadi. Entre ellos está mantener la sede social y fiscal de Euskaltel y como marca por un mínimo de cinco años, y a no ejecutar un expediente regulador de empleo (ERE) durante, al menos, cinco años a contar desde la liquidación de la oferta, si bien con la salvedad de que ese compromiso y algunos otros están “sujetos a las condiciones del mercado concurrentes en cada momento”.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link