Economía

Santander UK cierra 111 oficinas y pide a 5.000 empleados que trabajen desde casa

Vista general de la sede del Santander UK en Londres
Vista general de la sede del Santander UK en LondresDan Kitwood
 

Santander UK forma desde hace años parte del paisaje urbano del Reino Unido. Con 563 sucursales repartidas por todo el país, la filial del banco español es uno de los principales actores en el negocio de la banca comercial. Como a sus competidores, la pandemia le ha obligado a replegarse y apostar fuere por el servicio electrónico al cliente. La entidad ha anunciado este jueves la desaparición de 111 de sus oficinas, así como la modalidad definitiva de teletrabajo para 5.000 de sus empleados.

“La pandemia ha acelerado la tendencia actual hacia un trabajo más flexible, y son nuestros propios colegas quienes nos han señalado los beneficios de trabajar desde casa”, ha explicado Nathan Bostock, el director ejecutivo de Santander UK. “Pero los espacios físicos siguen siendo importantes, y nuestra intención es mantener instalaciones de primera clase para nuestros empleados”. 840 empleados se verán afectados por el cierre de las sucursales. La entidad se ha comprometido a recolocar a la mayoría de ellos dentro de la entidad.

Te puede interesar:  ¿Por qué disminuyeron las solicitudes de desempleo a nivel más bajo esta semana?

La compañía ha destinado 175 millones de euros a la construcción de una nueva central en Milton Keynes, una localidad situada a unos 70 kilómetros al noroeste de Londres que en los últimos años se ha convertido en un polo de atracción de empresas y nuevos residentes. El talento tecnológico concentrado en la zona ha sido clave en la decisión de mudanza de la entidad.

Las sucursales bajarán la persiana el próximo 31 de agosto. Y Santander UK buscará la colaboración con los servicios postales británicos, las Post Offices, para poder mantener servicio de caja en todo el país. La mayoría de las oficinas que cerrarán se encuentran a una distancia media de cinco kilómetros de otra que permanecerá abierta; a 800 metros de al menos dos cajeros libres de comisión y a poco más de kilómetro y medio de una oficina postal, según se ha comprometido.

Santander UK es la última de las entidades bancarias en cambiar su modelo de negocio después de la crisis de la covid-19. Anteriormente, Nationwide ya había anunciado que sus 13.000 empleados podrían trabajar desde cualquier parte del país. Otros bancos han optado también por una reducción considerable de su espacio físico.

Te puede interesar:  Alimento ultraprocesado: Los más de 50 componentes de la Big Mac de McDonalds en EE. UU.

En los dos años anteriores a la pandemia, las transacciones bancarias en la propia oficina se habían reducido un 33%. Durante el año pasado, en medio de la crisis del coronavirus, las operaciones electrónicas aceleraron su auge y la presencia física en sucursal se redujo un 50% más. “El uso de las oficinas por los clientes ha descendido considerablemente en los últimos años. Hemos tenido que tomar la difícil decisión de consolidar nuestra presencia en las áreas donde tenemos múltiples sucursales cercanas entre ellas”, ha dicho Adam Bishop, el director de sucursales de Santander UK.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link