Economía

Botín anima al Gobierno a impulsar reformas que atraigan la inversión y proteger a las empresas que sean viables

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, en una imagen de archivo.
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, en una imagen de archivo.EFE
 

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, ha reclamado este viernes en la junta general de accionistas impulsar la coordinación de los países europeos para “trabajar juntos y garantizar una recuperación rápida y sostenible” y, sobre todo, para acelerar la vacunación. Asimismo, ha alentado al Gobierno para que proteja a las empresas que sean viable y para que España sea “protagonista de la nueva etapa y vuelva a liderar el crecimiento en los próximos años”; pero, para ello, se deberá “aprovechar el momento para hacer reformas que atraigan y animen la inversión local y de extranjeros y mejoren la productividad y la capacidad de crear empleo y riqueza de un modo inclusivo”.

“Es crítico contar con planes de vacunación detallados y una ejecución efectiva en cada país”, ha subrayado. “A pesar del reto al que nos enfrentamos, contamos con los medios y confío en que los líderes de la UE trabajarán juntos para conseguir el objetivo de vacunación fijado [que el 70% de la población adulta esté vacunada a final del verano]”, ha enfatizado. “Si ejecutamos bien el plan de vacunación podemos ver un rebote intenso de la economía española en la segunda mitad del año y durante 2022”, ha añadido.

Botín, quien augura que así España podría crecer por encima del 5% este ejercicio y el siguiente, ha asegurado que también será importante el pasaporte de vacunación europeo que permitirá a los turistas volver a viajar a España. “Cuanto antes se apruebe, antes se recuperará la movilidad”, ha señalado.

En esta recuperación serán muy relevantes los fondos europeos. “La llegada rápida de estos fondos a las empresas permitirá acelerar la recuperación y minimizar los daños de la crisis, debemos lograr que sirvan de impulso en la transición hacia una economía verde y digital”, ha dicho. Para Botín, “es la mejor forma de garantizar el Estado de bienestar, pero hay que proteger a las empresas viables y apoyar a las empresas innovadoras con potencial transformador”. “Tengan por seguro que los bancos seguiremos estando ahí”, ha enfatizado.

Te puede interesar:  Inicio de tapering no debería sorprender: OCDE

Se acabó el carbón

La presidenta del Santander, por otra parte, ha destacado el compromiso del banco en liderar la transición verde con la financiación de las energías renovables, pero también en el objetivo de alcanzar cero emisiones netas en 2050. “Este es un cambio enorme que llevará tiempo”, ha dicho, “pero nuestros próximos pasos están claros: en primer lugar, nos vamos a enfocar en las industrias que tienen un mayor impacto en el clima, comenzando con la energía en general y el carbón en particular; y para 2030, vamos a alinear con los objetivos del Acuerdo de París nuestros créditos al sector de la energía eléctrica”.

Según sus previsiones, para 2030 el banco habrá dejado de prestar servicios financieros a los clientes que obtengan más del 10% de sus ingresos de carbón térmico y reducirá a cero la exposición a minería de carbón térmico en todo el mundo. Esto, a su juicio, representa un cambio de modelo del negocio: “Sí, se trata de gestionar los riesgos que genera el cambio climático, pero es también una enorme oportunidad de negocios”. Mientras tanto, la entidad seguirá apoyando a las personas y a las empresas en la toma de decisiones sostenibles, en particular cumpliendo el objetivo de facilitar 120.000 millones de euros en financiación verde para 2025, que aumentará a 220.000 millones de euros en 2030.

La banquera cántabra ha asegurado, a renglón seguido, que el balance del banco tiene la fortaleza suficiente para crecer orgánicamente en los negocios más rentables que consumen menos capital, como banca corporativa, banca privada y plataformas de pago, y centrados en América. En ese marco se encuadra la recompra del 8,3% de los accionistas minoritarios en Santander México, anunciada este mismo viernes, que supone una prima del 24,3% sobre el cierre de las acciones el jueves.

Te puede interesar:  Ecuador concesionará tres bloques de proyectos de energía por 1.861 millones de dólares

Al mismo tiempo, el banco seguirá invirtiendo en tres iniciativas estratégicas de crecimiento que son los pilares esenciales para transformar el Santander: One Santander, PagoNxt y Digital Consumer Bank. “Estas iniciativas son fundamentales para alcanzar nuestro objetivo de ser la mejor plataforma abierta de servicios financieros del mundo”, ha afirmado Botín.

Dividendo máximo

La covid-19 ha acelerado la transformación digital, otro de sus objetivos estratégicos, de manera que en 2020, el 44% de las ventas se hicieron a través de canales digitales, frente al 36% en 2019; esta dinámica ha sido todavía más pronunciada en el Reino Unido, donde las ventas digitales alcanzaron el 80% del total. Ha atendido a más de 42 millones de clientes digitales, con un aumento interanual del 15%. En el peor momento de la pandemia, concedió una media de 1.000 millones en nuevos préstamos cada día y aceptó moratorias sobre préstamos por un total de 112.000 millones de euros, de los cuales el 79% venció a final de 2020.

El grupo cerró el año con casi 23 millones de clientes vinculados, lo que le permitió mantener ingresos similares a los del año anterior, unos 45.000 millones de euros, y aumentar el margen neto un 2%. Los préstamos y los depósitos aumentaron un 5% y un 10% interanual, respectivamente.

Sobre el dividendo, el consejo acordó este jueves el pago de un dividendo en efectivo de 2,75 céntimos por acción correspondiente a 2020. Ese importe es el máximo posible dentro de los límites establecidos por el BCE en su recomendación de diciembre de 2020 sobre dividendos y será satisfecho el próximo 4 de mayo. La intención del consejo es retomar una política de remuneración a los accionistas del 40%-50% del beneficio ordinario.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link