Opinión

Atención palomas de Banxico, la inflación da vuelta en el 4%

Si un buque gigante se queda sin control y bloquea el Canal de Suez provocando un atasco de barcos cargueros y esto causa un repunte de 6% en los precios del petróleo en un solo día, eso no es algo que realmente pueda preocupar a la Junta de Gobierno del Banco de México al momento de tomar una decisión de política monetaria.

Pero si el mundo está en esa coyuntura de vivir en pandemia, con un proceso de vacunación en marcha y programas de rescate del tamaño del que implementa Joe Biden en Estados Unidos, eso sí lo tiene que ponderar al momento de tomar una decisión sobre el rumbo de las tasas de interés de nuestro país.

Y no sólo es por la especulación de los posibles efectos de una recuperación económica en la inflación hacia la segunda mitad de este año, son las evidencias de que hoy ya hay presiones inflacionarias en México.

La pura fotografía de una inflación anualizada de 4.12% hasta la primera quincena de este mes ya era para levantar la ceja. Pero, claro, lo importante ante los ojos de los expertos está en los detalles.

Te puede interesar:  Gasolinas: huachicol y monopolio

Al interior de la Junta de Gobierno del Banco de México han sido altamente tolerantes con una inflación en el subíndice de Alimentos, Bebidas y Tabacos, dentro de la inflación subyacente, que lleva toda la pandemia por arriba de la inflación general. De hecho, hasta la quincena pasada acumulaba un aumento anual de 6.50 por ciento.

Pero en contraste, dentro de la misma inflación subyacente, los servicios tienen una inflación anualizada de 2.22% y las colegiaturas de 1.12 por ciento. Así que en una valoración general había margen para mantener la política de relajamiento monetario iniciada desde el 15 de agosto del 2019, cuando la tasa interbancaria bajó de 8.25 a 8 por ciento.

Como sea, la economía mexicana lleva más de dos años en recesión, así que no venía mal un poco de respaldo monetario.

Sólo que, en el más reciente informe del Índice Nacional de Precios al Consumidor, hasta la primera quincena de marzo de este 2021, hay algo más que jitomates y cebollas en el sube y baja de los precios.

Hay que ver cuáles son los precios con mayores incrementos durante esos primeros 15 días de marzo. Gas doméstico LP, las gasolinas, las tortillas y el huevo. Para los expertos, hay que ponderar la incidencia y para todos los demás hay que entender lo básicos que son esos productos.

Te puede interesar:  Una CELAC frágil y dividida

Los indicadores internacionales de inflación de los alimentos, como la medición que hace la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, marcan máximos de muchos años. Los precios de los energéticos están ya en niveles previos a la pandemia, más allá del mega barco atorado en África.

Así que, con las amenazas de presiones inflacionarias derivadas de la lluvia de dólares, con precios globales de los energéticos al alza y con la inflación fuera de rango de lo que el Banxico dice tolerar, la decisión que hoy tome la Junta de Gobierno debería ser muy prudente o al menos muy bien justificada si es que sigue la baja en el precio del dinero.  

Este contenido fue publicado originalmente en: Link