Economía

Extremadura tendrá la primera fábrica de baterías del sur de Europa

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en una fotografía de archivo.
El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en una fotografía de archivo.EFE
 

Badajoz tendrá a partir de 2023, si se cumplen los calendarios, la primera fábrica de celdas para baterías del sur de Europa gracias a un proyecto liderado por la compañía española Phi4tech que ha contado con acompañamiento del Gobierno y de la Junta de Extremadura. Su producción no se centrará en fabricantes de automóviles —sus primeros clientes están vinculados a los centros de datos y a generación de energías renovables—, pero arrancará una mina de litio y una fábrica de cátodos en la comunidad, donde se esperan inversiones por 1.000 millones de euros.

El proyecto anunciado este miércoles no es la gigafactoría que el Grupo Volkswagen, junto al Gobierno, sopesa instalar en España para proveer de baterías a los vehículos eléctricos que tiene intención de fabricar a partir de 2025 en la fábrica de Seat de Martorell. Pero sus 10 gigavatios (GW) de potencia, una capacidad muy inferior a la que el consorcio alemán tiene en mente levantar en el continente europeo (unos 60 GW de potencia), servirá para poner en marcha todo el proceso que queda de la fabricación de baterías: la explotación de minas de litio y otros minerales, operadas por Lythium España, y una fábrica de cátodos para preparar el mineral como fuente de almacenamiento energético.

Más información

En conjunto, las cifras de inversión que mueve todo el proyecto impulsado por el grupo Phi4tech, un grupo de empresas de I+D centrado en la tecnología y con filiales en diversos ámbitos, asciende a los 1.000 millones de euros. Su consejero delegado, Mario Celdrán, aseguró que ya está asegurada el 60% de la inversión y que se tendrán que buscar otras fórmulas de financiación. El Gobierno quiere introducir el proyecto extremeño en la primera propuesta que lleve a Bruselas para captar recursos europeos para la reactivación económica, en el mismo paquete en el que introducirá el consorcio con el que construir otra fábrica de baterías junto a Seat e Iberdrola.

La escalabilidad del proyecto permitirá ir dando volumen a la fábrica de baterías con el tiempo, en función de los recursos disponibles y de la demanda de celdas por parte de los clientes. El hito más inmediato es poner en marcha la primera fase dentro de dos años, con una capacidad de dos gigavatios hora al año, tras haber invertido en esas instalaciones 80 millones de euros. Para entonces trabajarán 200 personas. En 2025 se podrían alcanzar ya los 10 GW marcados como objetivo, lo que elevaría la inversión a 400 millones de euros. Y no se descarta que incluso se pueda duplicar esa potencia instalada.

Te puede interesar:  Bernie Sanders critica a Elon Musk por pensar en “las estrellas”, mientras el país necesita paliar su creciente desigualdad

“Proyecto más integrador”

De momento, ya se ha cerrado un acuerdo para levantar ese complejo sobre una superficie de 177.000 metros cuadrados en la Plataforma Logística del Suroeste Europeo de Badajoz. La propuesta de Phi4tech para esta planta es crear un híbrido de batería y supercondensador de última generación, cuyo prototipo ya está adelantado en su sede de Noblejas (Toledo). Ese híbrido asegura “la carga rápida, una alta durabilidad y una química extremadamente favorable con la mejor ratio carga/descarga del mercado”, según explicó Celdrán.

Pero el proyecto presentado este miércoles en la sede de la Junta de Extremadura va mucho más allá de esa fábrica. El litio necesario se extraerá de las minas de Las Navas (Cáceres) y se prevé extraer otros minerales (entre ellos, cobalto, níquel y oro) del yacimiento de Aguablanca. Phi4tech, además, construirá una fábrica de cátodos también en Cáceres para tratar el mineral. La inversión en las minas supera los 350 millones de euros y la fábrica de cátodos supondrá un desembolso de otros 200 millones, por lo que el conjunto del denominado proyecto integral de almacenamiento energético de Extremadura contempla unas inversiones totales de en torno a los 1.000 millones de euros y la generación de 1.600 empleos.

“Es el proyecto más integrador de Europa”, defendió este miércoles el consejero delegado de Phi4Tech, quien destacó que la relevancia del proyecto es que desde la extracción minera hasta la transformación del litio y la fabricación final de las celdas se quedarán en Extremadura, cuyas administraciones temían que la comunidad solo pudiera participar en un proyecto de baterías con la aportación del litio de su subsuelo.

El secretario general de Industria, Raül Blanco, quien participó en el acto de presentación a través de videoconferencia, calificó la noticia como “excelente” y subrayó que el proyecto sitúa Extremadura como “centro industrial tecnológico y elemento clave” para que Europa logre “la soberanía industrial” que la Unión Europea demanda. UGT FICA aplaudió también la “muy buena noticia para Extremadura”, al considerar que una inversión de ese tipo contribuirá “decididamente” a la creación de tejido industrial y al crecimiento económico de la comunidad.

Te puede interesar:  Cuánto vale el dólar hoy en México: el peso intenta detener pérdidas

Fernández Vara: “Le pedimos a España que nos deje volar”

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, aprovechó el acto de presentación del proyecto para fijar la fecha de este miércoles como el “comienzo de un nuevo tiempo”. “Extremadura ve cómo la revolución industrial del siglo XXI llega en primer lugar”, añadió antes de deslizar al Gobierno una petición para que Extremadura pugne en igualdad de condiciones con otras comunidades autónomas por proyectos económico-empresariales: “Le pedimos a España que nos deje volar; que no nos corten las alas y que nos traten en las mismas condiciones que a los demás en la toma de decisiones”.

Fernández Vara enumeró los activos con los que cuenta la comunidad para acabar siendo un actor importante en la economía española —”disponemos del suelo, de sol, de agua, de potencia eléctrica, de mano de obra, de un tren que nos comunicará en dos años con Madrid y Lisboa para nuestras mercancías, de leyes que hemos cambiado”, dijo— y señaló que, tras el proyecto de Phi4tech, llegarán otras oportunidades de inversión porque su Gobierno “no está en campaña electoral permanente” y tiene “estabilidad”, en referencia velada a las cuitas políticas de Cataluña, Madrid, Murcia o Castilla y León. Asimismo, Fernández Vara rechazó que Extremadura tenga que depender de los fondos que lleguen de la Unión Europea o de cómo quede el reparto de la financiación autonómica.

Pese a la fábrica de baterías anunciada este miércoles, el presidente de la comunidad aseguró que su Gobierno no descarta nada y que pujará por ubicar en su comunidad la gigafactoría pensada para fabricantes de vehículos que el Gobierno quiere construir junto a Volkswagen: “Extremadura no renuncia a nada”.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link