Mercados

Bancos de EU tienen un día negro en Wall Street


 

Los grandes bancos estadounidenses deberán volver a tener una reserva adicional de capital para absorber pérdidas en bonos del Tesoro y depósitos del banco central desde el próximo mes, ya que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos dijo el viernes que no extenderá una exención regulatoria temporal por la pandemia.

No obstante, la Fed afirmó que pondrá en marcha una revisión formal de la regla sobre el capital, conocida como «ratio de apalancamiento suplementario», ante la preocupación de que ya no esté funcionando como fue concebida en el marco de las medidas de política monetaria de emergencia adoptadas por el banco central durante la pandemia del Covid-19.

Si bien la decisión de revisar la norma por parte de la Fed es una victoria para la industria bancaria, que lleva tiempo argumentando que el ratio de apalancamiento es fallido en sus fundamentos, su decisión de no extender la exención, como esperaban muchos analistas, será recibida con decepción.

Este lunes las acciones de los bancos que cotizan en la Bolsa de Nueva York terminaron, por segunda jornada consecutiva, con pérdidas en sus cotizaciones, esto luego de que la Reserva Federal mencionara que ahora los bancos deberán volver a tener una reserva adicional de capital para absorber pérdidas en bonos del Tesoro y depósitos del banco central desde el 31 de marzo.

JP Morgan perdió 2.69% en Wall Street, mientras que Bank of New York Mellon bajó 2.46%, seguido de Bank of America con 2.26% y Wells Fargo perdió 1.67%, además la firma Goldman Sachs cedió 1.41% y Morgan Stanley bajó 1.23% en la jornada.

Ante las restricciones de la Reserva Federal, también cayeron Wells Fargo con 1.67% y Citigroup 1.44%, entre otras firmas financieras que bajaron en Wall Street.

Te puede interesar:  Visa, en la mira del Departamento de Justicia: acciones sufren caída más profunda en un año

«Las acciones de los bancos de Wall Street serán castigadas porque ahora tendrán que reservar más dinero», dijo Edward Moya, analista senior de Mercados de Oanda.

No obstante, agregó que la revisión prevista del ratio de apalancamiento «debería de aliviar la preocupación por que sea una decisión final».

En abril del año pasado, para aliviar la tensión en el mercado de bonos generada por la pandemia y promover los préstamos bancarios ante las restricciones que perjudicaron a los hogares y las empresas estadounidenses, la Fed excluyó temporalmente tanto los bonos como los depósitos del banco central del ratio de apalancamiento hasta el 31 de marzo.

La incertidumbre sobre si la Fed respetaría esta fecha se sumó a la reciente ansiedad en los mercados de renta fija. Analistas y grupos de presión bancarios advirtieron que permitir la expiración podría hacer que los bancos reduzcan más amplia la deuda gubernamental y el préstamo.

Sin embargo, el asunto se convirtió en una inesperada «papa caliente» política, en medio de presiones de demócratas sobre el presidente de la Fed, Jerome Powell, para que no conceda a Wall Street lo que consideran una exención injustificada que ha reportado mucho dinero a los bancos para recomprar acciones y repartir dividendos.

El viernes, funcionarios de la Fed dijeron que confían en que el vencimiento de la exención no afecte a la liquidez en el mercado de bonos, pues el mercado de deuda se había estabilizado y los bancos cuentan con niveles de capital elevados.

Se moderan

El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense bajó el lunes, pero se mantuvo cerca de máximos de más de un año, ya que los inversionistas apuestan a una rápida recuperación económica de Estados Unidos y mayores presiones inflacionarias antes de que se subaste deuda por 183,000 millones de dólares esta semana.

Te puede interesar:  Cathie Wood prevé un rally de Tesla y sus acciones avanzan 2.3%

Los retornos subieron después de que la Reserva Federal dijo la semana pasada que la economía estadounidense se encamina a su crecimiento más fuerte en casi 40 años, entre promesas de las autoridades monetarias de que mantendrán el pie en el acelerador pese a una esperado avance de la inflación.

Al mismo tiempo, las autoridades de la Fed han evitado mostrar preocupación por el reciente incremento de los rendimientos, afirmando que el movimiento refleja el optimismo en torno a la economía.

«El mercado está reconciliándose con el hecho de que la Fed va a estar centrada en maximizar el empleo dejará que la inflación se acelere», dijo Patrick Leary, estratega jefe de mercados en Incapital.

Los rendimientos “siguen bajos para la Fed y no sabemos si eso cambiará en algún momento», señaló.

Los bonos referenciales con plazo a 10 años cedieron 5 puntos básicos al 1.68%, tras tocar 1.75% el jueves, su máximo desde enero de 2020.

Los inversionistas estarán atentos a la demanda de la subasta de bonos a corto plazo esta semana. El Tesoro venderá 60,000 millones de dólares en papeles a dos años hoy, 61,000 millones en notas a cinco años mañana y 62,000 millones a siete años el jueves.

termometro.economico@eleconomista.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com