Economía

La banca podría asumir que la morosidad subiera al 7% sin realizar más provisiones

Oficinas de bancos y cajas en una calle de Madrid.
Oficinas de bancos y cajas en una calle de Madrid.CARLOS ROSILLO
 

La banca española puede estar superando lo peor de la crisis de la pandemia sin sufrir grandes daños, gracias a las ayudas públicas a las empresas que evitarán su entrada en morosidad. Al menos eso es lo que creen en la consultora bancaria especializada Alvarez&Marsal, que asegura que los bancos podrían aguantar un incremento de la morosidad hasta el 7% sin necesitar más provisiones, gracias al exceso de dotaciones que realizaron en 2020. Hasta enero, último dato disponible, la morosidad de los bancos estaba en el 4,5%, la misma que el mes anterior, y por debajo del 4,85% que registraron en enero de 2020.

El director general de Alvarez&Marsal de España y Portugal, Fernando de la Mora, considera que el sector ha tenido progresos “como el aumento de la solvencia o la mejora de su eficiencia, a la vez que el coste del riesgo se ha triplicado por la crisis económica”. Entre las deficiencias resaltó “la caída de la ya baja rentabilidad de los bancos, que está en el 3% de media, tres veces menos de lo que reclaman los inversores”.

El informe revela que el lastre de las provisiones ha deprimido la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) de la industria bancaria desde el 7,5%, que ya resultaba insuficiente, hasta el 3,5%, multiplicando las presiones para enderezar este indicador.

En su opinión, “la evolución a partir de este punto debería ser positiva y dependerá de cuatro factores: la continuación del apoyo de la banca a las necesidades de crédito y liquidez de la economía real con el apoyo de las ayudas públicas; los esfuerzos en la reducción de costes de forma orgánica o con más fusiones; la reducción del ritmo de provisiones por las ayudas públicas, que se traducirán en menos morosidad de la esperada, y la vuelta progresiva al dividendo, que traerá también el optimismo a los mercados”.

Ayudas públicas contra la morosidad

Para esta firma, la banca española cuenta con una hucha de provisiones suficiente para encarar hasta un 7% de morosidad, gracias al acopio de más de 10.000 millones de euros en dotaciones extra que sacrificaron sus beneficios y rentabilidad en 2020 para afrontar sin apuros los deterioros de la crisis de la covid-19.

El nuevo paquete de ayudas “va a compensar o anular ciertos incrementos de la morosidad que se pudieran producir”, aseguró de la Mora, convencido de que el programa recién aprobado repercutirá además “de manera positiva en la banca”. Según detalló, inyectará 7.000 millones en autónomos y empresas con una compensación de costes fijos, “dará un colchón adicional” con el fondo de 3.000 millones para reestructurar deudas avaladas y otros 1.000 millones para dar “viabilidad a las empresas” a través del fondo de recapitalización gestionado por Cofides, reduciendo en su conjunto los riesgos de impago.

Sin embargo, en el Banco de España no coinciden con esta opinión, como manifestó la semana pasada Mercedes Olano, directora general de Supervisión del organismo, que advirtió al sector de que precisará “un esfuerzo importante” en provisiones, pese a lo realizado en 2020.

El informe El Pulso de la Banca Española ha sido presentado este lunes por la firma global de servicios profesionales, donde analiza los principales indicadores en los 12 mayores bancos españoles según beneficios, solvencia, negocio, eficiencia, cuotas de mercado o solvencia en su decimotercera edición.

Los tres bancos que mejoran más

Puntuando todas estas variables, Kutxabank, Abanca y Bankinter “son los que han tenido un mejor desempeño este año mientras que el Santander, el Sabadell e Ibercaja han sido las peores”. No obstante, añaden que Bankia, CaixaBank e Ibercaja “han mejorado su puntuación año contra año, estando más cerca del promedio de la industria. Todos los demás empeoraron o se han mantenido estables”.

De entre las 12 entidades analizadas, Abanca y Kutxabank son las que cuentan con las menores ratios de morosidad, del 2% y 2,4%, respectivamente. “Según establece la Autoridad Bancaria Europea, el umbral adecuado de la ratio de morosidad debe de estar por debajo del 5%. El Santander (6,2%) es la única entidad que supera este umbral”.

Recortes de gastos

Una de las mejoras ha sido la solvencia, que alcanzó un CET 1 fully loaded (el ratio que refleja el capital de máxima calidad) situado en el 13,17%. De hecho, todas las entidades analizadas, a excepción de Unicaja, aumentaron su solvencia a lo largo del año, aunque este indicador se sitúe por debajo de la media europea del 15,1%. Cabe destacar la mejora en la eficiencia por sucursal de todas las entidades analizadas, debido, tanto al aumento de depósitos y créditos, como al cierre de oficinas (1.690 durante 2020).

Por otro lado, Areilza indicó que la economía cuenta con más de 80.000 millones extras en ahorro de las familias que se han embalsado por la crisis, cuantía casi equivalente a todas las medidas desplegadas por el Gobierno y que va a generar “un impacto exponencial sin necesidad de ayudas públicas” en la actividad cuando el Covid quede superado y se reactive el consumo, quitando también presión sobre potenciales deterioro en la banca.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link

Te puede interesar:  Ayudar a las empresas
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com