Mercados

Alza en materias primas pegan a firmas de la BMV


 

El incremento en los precios de las materias primas este año por la excesiva liquidez del mercado, ha beneficiado a algunas empresas mientras que a otras las ha perjudicado en su desempeño productivo y por tanto en su rendimiento en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Grupo Herdez, procesadora de alimentos, tiene una caída de 18.61% en el precio de sus acciones en la BMV en lo que va del 2021, debido a que el precio del maíz, trigo, soya, entre otros granos, han tenido un alza en el mercado de futuros generando mayores costos de producción.

Lo mismo sucede con Bachoco, cuyas acciones han caído 9.06% en el año.

Luis Alvarado, analista de Capitales en Banco Base, dijo que “los precios de las materias primas afectan a las empresas. En el caso de las mineras es una relación positiva, pero en el caso de firmas que usan materias primas como insumos, éstas aumentan sus costos y sus márgenes de ganancia disminuyen. Estos factores influyen, pero no es lo único que presiona el precio de las acciones”.

Gruma, con apenas un alza de 1.88% en el precio de sus títulos en la BMV en el 2021, se mantiene presionada en sus márgenes operativos, mientras que Grupo Bimbo registra una caída de 0.74 por ciento. Sin embargo, estas empresas tienen resistencias por sus ingresos anuales, que fueron por 91,103 millones de pesos en el caso de Gruma  y por 331,050 millones de pesos por parte de Bimbo en el 2020.

Te puede interesar:  Bitcoin cae por debajo de los 44,000 dólares por temores financieros originados en China

En lo referente a los productos agrícolas en el mercado de futuros, el precio del maíz sube 17.7% este año, la soya 7.6%, el azúcar 7.7% y el algodón 8.4%, mientras que el trigo y el café caen 2.1 y 0.58%, respectivamente.

Estos insumos se mantienen al alza debido a un ciclo de abundante liquidez, generada por las inyecciones de recursos del gobierno de Estados Unidos como estrategia para una recuperación económica más acelerada, y el recién aprobado paquete de estímulos por 1.9 billones de dólares.

Otras materias primas como el caucho y el petróleo han subido fuertemente este año, afectando a firmas como el conglomerado industrial Alfa, que ha perdido 14.88% en el valor de sus acciones y a Grupo Carso, que participa en la industria energética y petrolera, con una caída de 19.21% hasta el cierre del viernes.

El precio del estadounidense West Texas Intermediate (WTI) ha ganado 26.59% en lo que va del 2021, mientras que  el referencial internacional Brent del mar del Norte ha subido 24.58 por ciento.

Mineras, las favorecidas

Las empresas del sector minero han incrementado sus rendimientos en la BMV, favorecidas por el aumento del precio de la plata, el cobre, el platino y en menor medida el oro.

La mayor alza la registra Autlán con 26.42% de subida, seguida de Grupo México con 21.41% de retorno en el 2021.

El cobre se lleva el mayor avance con 17.16% este año, seguido del platino con 11.29%, mientras que el oro y la plata descienden 8.22 y 1.23 por ciento.

Te puede interesar:  Afores llegan a agosto con rendimiento real negativo 

Amin Vera, analista en Black Wall Street Capital, comentó que las grandes inyecciones de capital que ha hecho el gobierno de Estados Unidos para reactivar la economía generalmente terminan en el mercado financiero, y se genera un aumento en la inflación que genera un incremento en el precio de los insumos.

Considerando un escenario base de recuperación económica estable, Carlos Hernández, analista en Masari Casa de Bolsa, dijo que “el incremento en los precios de materias primas podría ser benéfico para algunas empresas de consumo básico. Se abre la posibilidad a que en algún punto las compañías transfieran el incremento de los costos a los precios finales, lo cual, mantendría los márgenes operativos y netos de la compañía”.

Sin embargo, el analista bursátil añadió que sí existe el riesgo de que si la recuperación económica no va como se ha proyectado o se vuelve a cerrar la economía, eso sí sería un factor negativo para las empresas.

“En caso de que la recuperación empiece a perder fuerza, los costos impactarían negativamente en las empresas”, explicó.

ariel.mendez@eleconomista.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link