Opinión

Se acabó la simulación electoral

Durante las campañas electorales, uno de los principales retos para los equipos de campaña es fomentar que sus estructuras de voluntarios promuevan el voto y den a conocer la trayectoria y las propuestas de sus candidatos de una manera eficiente. Si bien en el día de la elección la promoción previa no asegura los votos, si asegura que el elector cuente con más información y más incentivos para emitir su voto.

El reto, entonces, se presenta por la dificultad para medir los resultados del equipo, evitar la simulación, motivarlo, estructurar el mensaje apropiado y encontrar las características indispensables para diseñar una mejor estrategia de promoción del voto.

Ante el desafío, comúnmente se plantean soluciones uniformes que, en el mejor de los casos, reducen algunos de las restricciones planteadas. Sin embargo, el riesgo es latente porque no se cuenta con la información adecuada para planear estrategias diferenciadas con objetivos específicos.

Hoy, existen herramientas tecnológicas que permiten fortalecer las estrategias de campaña, desde una perspectiva digital, pero con resultados importantes en el esquema territorial. Estas plataformas y aplicaciones para dispositivos móviles permiten estructurar de una manera más eficiente los equipos de campaña y sus objetivos, desde la administración de contenidos, mensajes e información diferenciada, hasta la identificación de metas, supervisión de actividades y rendición de cuentas.

Te puede interesar:  La guerra de las estatuas y Cuba

La información que generan dichas plataformas puede ser actualizada y visualizada en tiempo real, georreferenciada y de fácil acceso para su aprovechamiento con otras bases de datos.

Con ello se pueden mitigar dudas sobre la simulación, entender patrones diferenciados de activismo, focalizar esfuerzos de motivación para el equipo e identificar los alcances de la estrategia de promoción. De esta manera, puede esperarse que los resultados durante la jornada electoral sean mejores.

Dichas plataformas están basadas en principios para la administración de recursos humanos y la planeación estratégica, lo que permite asegurar su factibilidad, pues comparten características con algunas herramientas que ya han sido probadas en la administración y apoyo de otros equipos, en sectores como el educativo, el turístico o el financiero, entre otros.

Administrar equipos, planear con base en resultados y mejorar la productividad laboral son actividades que implican retos en cualquier sector o actividad. Las actividades en una campaña electoral no son la excepción, pero hoy la tecnología plantea la solución a diversos desafíos y la política también puede y debe hacer uso de ella, para fortalecer la democracia del país y hacer un uso eficiente de los recursos públicos de las y los mexicanos.

Te puede interesar:  ¿Y las dos comisionadas para el IFT?

Pedro Lichtle

Director Ejecutivo

Consultoría en Políticas para la Innovación

Twitter: @pedrolichtle



Este contenido fue publicado originalmente en: Link