Economía

Biden prepara un alza de impuestos para financiar en el próximo plan económico de largo plazo

La Casa Blanca aseguró que el presidente no tiene intención de aumentar los impuestos a las personas que ganan menos de $400,000 dólares al año, por lo que se descarta cobrar más a quienes menos tienen en todo el país

Biden prepara un alza de impuestos  para financiar en el próximo plan económico de largo plazo
Desde que era candidato a la presidencia, Joe Biden se comprometió a que se haría un cobro de impuestos justo.
Foto:
JIM WATSON / AFP / Getty Images
 

El presidente Joe Biden planea llevar a cabo el primer aumento de impuestos federales desde 1993, con el objetivo de sustentar su programa de recuperación económica a largo plazo tras la aprobación del paquete de estímulo por la pandemia del coronavirus.

Aunque la Casa Blanca ha rechazado un impuesto directo sobre la riqueza, parece apuntar hacia las grandes compañías y las personas más ricas, tal y como prometió el presidente durante su campaña, en la que se comprometió a no subir los impuestos a quienes ganaran menos de $400,000 dólares anuales.

Es probable que el incremento de impuestos incluya la derogación de algunos aspectos de la ley fiscal de 2017 del ex presidente Donald Trump, que beneficia a las corporaciones y a los más ricos, así como la realización de otros cambios para hacer que el código fiscal sea más progresivo, de acuerdo con Bloomberg.

Éstos serían algunos de los puntos que se considerarían en la propuesta Biden para elevar los impuestos:

Te puede interesar:  La economía de Panamá creció un 10 % en el primer semestre de 2021

1.-Aumentar el tipo del impuesto de sociedades del 21% al 28%.

2.-Reducir las preferencias fiscales para las llamadas empresas de paso, como las sociedades de responsabilidad limitada o las asociaciones.

3.-Aumentar el tipo del impuesto sobre la renta de las personas que ganan más de 400,000 dólares.

4.-Ampliar el alcance del impuesto sobre el patrimonio.

5.-Un tipo impositivo más alto sobre las ganancias de capital para las personas que ganen al menos un millón de dólares al año.

A diferencia del paquete de estímulo por $1,900 billones de dólares, la próxima iniciativa, que se espera que sea aún mayor, no dependerá sólo de la deuda pública como fuente de financiamiento.

Pero dado que cada exención y crédito fiscal tiene su propio grupo de presión que lo respalda, modificar los tipos está plagado de riesgos políticos.

Esto ayuda a explicar por qué las alzas de impuestos de la reforma de 1993 firmada por Bill Clinton se distinguen de las modestas modificaciones hechas desde entonces.


Este contenido fue publicado originalmente en: Link