Mercados

A un año de la peor caída de la Bolsa española


 

El 12 de marzo se cumplió un año de la jornada fatídica para las bolsas de valores europeas. De hecho, para las plazas de Milán, París y Madrid, fue la peor desde que hay registros.

Los inversionistas sufrieron aquel día un cubetazo de agua fría: la pandemia del nuevo coronavirus iba a paralizar la economía global. Fue una reacción repentina a algo que nunca había pasado, explicaron expertos.

Si bien la Bolsa tiene sus ciclos (como la economía), el crash provocado por el Covid-19 no fue algo ‘normal’, sino un golpe de realidad que obligó a los inversionistas a reflexionar sobre su papel en el mercado, el costo de obtener rentabilidad y los retos que presenta este mundo tan cambiante.

Hace un año la Bolsa española registró la sesión más bajista de su historia. Su índice de referencia, el Ibex 35, se desplomó 14.06 por ciento. Aún quedaban dos días para que el gobierno declarara el primer estado de alarma por el Covid-19, dando paso a semanas de confinamiento estricto y a una profunda crisis.

Es una recesión histórica que no se limitó a España. Las bolsas europeas también sufrieron la jornada más bajista desde que hay registros. El panorama no fue más halagüeño en Wall Street, donde se activaron las alarmas para controlar el pánico, que no evitaron caídas cercanas al 10 por ciento.

Te puede interesar:  Banobras va por 10,000 mdp al mercado de bonos sostenibles

En Europa, aquel ‘jueves rojo’ no fue más que el último de seis días de debacle. La semana había comenzado con un desplome nunca antes visto en los precios del petróleo. Pero la gota que derramó el vaso fue la declaración del brote de Covid-19 como pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo.

Un año después sigue sorprendiendo cómo las bolsas se anticiparon a la paralización y depresión de la economía. «Es verdad que antes del Covid las bolsas ya venían anticipando un nivel más flojo», dijo  Pedro del Pozo, director de Inversiones Financieras en Mutualidad de la Abogacía.

Uno de los indicios más sonados fue la inversión de la curva de tasas en Estados Unidos a finales de marzo de 2019: el interés del bono norteamericano a un año superó al de diez, lo que no suele ser una buena señal.

Pese a ello, la pandemia fue «un auténtico shock para el mercado», aseguró Del Pozo.

Con él coinciden Natalia Aguirre, directora de Análisis de Renta 4 Banco, y Javier Molina, portavoz de eToro en España. «Nunca antes se había vivido un ‘Gran Confinamiento’ que afectara a buena parte del mundo», alegó la primera. «Es una reacción a algo que no había pasado nunca», dijo Molina.

Te puede interesar:  Futuros de Wall Street positivos

Rompe esquemas

Hay sucesos que rompen todos los esquemas. Y la pandemia fue uno de ellos. «La Bolsa, como economía financiera, se adelanta a la economía real. Pero en aquel momento no se adelantó, se puso a la altura de las circunstancias», reflexionó Javier Molina.

«Son poco frecuentes, pero la historia te demuestra que esas caídas pasan», señaló.

El crash provocado por la crisis de las hipotecas subprime en 2008 o el ‘golpe’ a las bolsas dado por el referéndum a favor del Brexit en Reino Unido en 2016 son los dos ejemplos más recientes.

La caída de marzo del 2020 es excepcional y poco probable que volvamos a ver», dijo Molina. En todo caso, los analistas consideran que la situación actual en el mercado es distinta. Al igual que las bolsas anticipan lo peor, también se adelantan a la recuperación.  Eso explica por qué ya ‘tocaran fondo’ en marzo de 2020 (el Ibex 35 en los 5,815 puntos y el EuroStoxx 50, en los 2,303), desde donde el mercado español ha remontado 40% y el europeo 60 por ciento.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com