Opinión

¿Vacunación a personal de empresas norteamericanas en México?

Tras robustecer la producción y asegurar cerca de 400 millones de dosis de las vacunas de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson, el presidente Joe Biden, anunció recientemente que la aplicación de vacunas contra el SARS-CoV-2 a todos los adultos en Estados Unidos podría terminar a finales de mayo, dos meses antes de lo planeado. De lograrlo habrá rebasado por mucho el compromiso de vacunar 100 millones de personas dentro de los primeros 100 días de gobierno. 

Dado que Estados Unidos contribuirá hasta con 4,000 millones de dólares para COVAX, el esfuerzo de las Naciones Unidas para financiar las vacunas en países de  ingresos medios y bajos, a partir de junio un poco más de 60 millones de vacunas que se producen al mes en suelo norteamericano estarán disponibles para comercializarse con otros países. 

Siendo la revisión de las cadenas de suministro en la región de América del Norte, entre México, Estados Unidos y Canadá otro de los temas prioritarios dentro de los primeros 100 días de la administración Biden, la inoculación en las más de 52 mil empresas norteamericanas asentadas en México se vuelve estratégico. 

Empresas grandes como Ford, Chrysler, General Motors, Procter & Gamble, Colgate, American Express, Citibank, Walmart, Mondelez International, Du Pont, Merc, Dow Chemical, Pfizer, Xerox, Kansas City, Southern, IBM, Microsoft, Cargill, Avon, Exxon Mobil, AT&T, General Mills y Mattel entre otras, debieran ser las primeras en vacunar a sus empleados para asegurar que no se interrumpan sus operaciones. 

Te puede interesar:  Las prioridades de AMLO

Ello no ocurrirá por arte de magia, requiere que el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, contacte al Departamento de Estado Norteamericano y los laboratorios Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson para contratar la adquisición de vacunas que las empresas estadounidenses establecidas en nuestro país requieran, en tanto que la Secretaría de Economía tiene que coordinarse con las compañías que deseen la vacuna y la Secretaria de Salud para que emita los permisos y registre los procesos de vacunación. 

Se trata de poner en sincronía los procesos productivos de ambas naciones, inmunizando contra la Covid-19 las cadenas de suministro, adelantando la inoculación de los empleados de negocios norteamericanos que operan en territorio nacional y no esperar a que puedan ser contemplados entre 60 y 80 millones de mexicanos que estarán vacunados en agosto o hasta marzo de 2022 cuando termine la campaña de vacunación en México. 

Hay sectores por demás interesados, como el turístico en donde participan cadenas hoteleras estadounidenses como Marriott International, Hilton Worldwide, Wyndham Hotels & Resorts y Best Western Hotels & Resorts, que deberán competir este verano con destinos como Dubai, que además de cumplir con estrictas normas sanitarias ha vacunado a más de 10,000 miembros del personal de 20 hoteles ubicados en Palm Jumeirah para combatir la COVID-19 y mejorar la posición de Dubai como uno de los destinos más seguros del mundo. 

Te puede interesar:  Libertad económica

Sería oportuno, además, aprovechar la oportunidad para que los consulados de la Embajada de Estados Unidos aseguren la vacunación de 1.5 millones de estadounidenses que viven en nuestro país. 

El tercer trimestre de este año la economía norteamericana va a despegar con fuerza, con toda su población vacunada y un paquete de alivio económico por 1.9 billones de dólares que proporcionará 400 mil millones de dólares para pagos directos de 1,400 dólares a la mayoría de los estadounidenses, 350,000 millones en ayuda a los gobiernos estatales y locales, una expansión del crédito tributario por hijos y un mayor financiamiento para la distribución de vacunas. 

Si nos hacemos ayudar México podrá estar just in time con la economía norteamericana y adelantar su plan de vacunación. 

Twitter: @raulocisneros



Este contenido fue publicado originalmente en: Link