Economía

La demanda eléctrica cayó un 5,6% por la pandemia en el año más verde de la historia

Beatriz Corredor, presidenta de Red Eléctrica, y Manuel García, director general de Política Energética y Minas.
Beatriz Corredor, presidenta de Red Eléctrica, y Manuel García, director general de Política Energética y Minas.RED ELÉCTRICA DE ESPAÑA / Europa Press
 

La demanda de electricidad en España disminuyó un 5,6% en 2020 como consecuencia de la pandemia. Durante el año, las energías de origen renovable aumentaron un 12,8% y llegaron a suponer el 44% del total de la energía en España, lo que convierte al pasado en el año más verde desde que se cuenta con registros a nivel nacional (2007). Las tecnologías renovables representan ya el 53,8% de la potencia instalada en el parque de generación español y la eólica se sitúa en la segunda fuente más importante, muy cerca ya de la nuclear. En 2020, las emisiones de CO2 equivalente asociadas a la producción de electricidad se redujeron un 27,8%, también hasta un mínimo desde que hay datos.

La producción total fue de 249.819 gigavatios/hora (GWh), de los que 110.450 GWh procedieron de recursos naturales como el viento, el sol y el agua, según los datos recogidos en el Avance del informe del sistema eléctrico español 2020, documento de Red Eléctrica de España (REE) que ha sido presentado este viernes en el Ministerio para la Transición Ecológica. “El incremento de la generación renovable hasta un máximo histórico se ha alcanzado con altísimos estándares de calidad y seguridad del suministro eléctrico”, según la presidenta de REE, Beatriz Corredor, que se ha puesto como retos que las renovables batan su récord de este año y que la energía eólica se convierta en la primera fuente este año, así como luchar por aumentar la interconexión con Europa, que ahora solo representa el 2,7% del sistema.

El informe, que recoge las principales magnitudes del comportamiento del sector eléctrico en España durante el pasado año, destaca la producción récord alcanzada por la eólica, responsable de más de una quinta parte de toda la generación anual, y la solar fotovoltaica, que registró un aumento del 65% respecto a 2019. Estas dos tecnologías renovables fueron responsables del 21,9% y el 6,1% de la electricidad del país.

Te puede interesar:  Australia invierte más en hidrógeno entre críticas a su postura climática

La eólica se ha convertido, de esta forma, en la segunda tecnología del mix de producción, a muy poca distancia ya de la nuclear, que tuvo una cuota del 22,2% del total. La tercera fuente de generación fue el ciclo combinado, que generó el 17,5% del total, aunque redujo su producción en un 20,3% respecto a 2019. La hidráulica, que ha sido la cuarta tecnología que más GWh ha producido en 2020, experimentó un incremento de su producción de un 23% y alcanzó una cuota de participación del 12,2% sobre el total nacional.

El carbón, en mínimos

El carbón, cuya producción se redujo un 60,4% con respecto al año anterior, alcanzó en 2020 su menor cuota de participación en el mix de solo el 2% de la producción nacional. El descenso de esta tecnología, que en 2007 llegó a generar una cuarta parte del total en nuestro país, pone de manifiesto el avance del proceso de descarbonización que sigue nuestro país a través de la transición ecológica.

Con todo, las emisiones de gases de efecto invernadero fueron un 27,8% inferiores a las registradas en 2019, siendo la producción libre de emisiones de CO2 equivalente (gases de efecto invernadero) el 67,3% del total, hasta alcanzar los 168.953 GWh, lo que supone también un máximo histórico de generación.

Este incremento en la producción renovable responde al fuerte crecimiento de la instalación de nuevos megavatios de potencia de origen renovable. A cierre de 2020, el parque de generación español cuenta con 4.015 MW más de potencia renovable, siendo la solar fotovoltaica la tecnología que más ha incrementado su presencia con un 29,5% respecto a la de 2019; seguida de la eólica que anota un 5,3% más. Por el contrario, durante el pasado año se dieron de baja 3.951 MW de carbón, lo que contribuyó a que a día 31 de diciembre de 2020, el conjunto de potencia instalada renovable signifique el 53,8% del total de capacidad de producción española.

Te puede interesar:  Los balnearios, en pie de guerra contra el Imserso por el retraso en la ejecución del programa que llevará a los pensionistas

Las consecuencias directas de la pandemia de la covid-19 se han visto reflejadas en el consumo de electricidad, que en este año disminuyó con respecto a 2019 un 5,6%, hasta alcanzar los 249.819 GWh. Una vez corregidos la influencia de la laboralidad (-0,1%) y de las temperaturas (+0,1%), la demanda de electricidad mantuvo la misma variación que en términos brutos y descendió un 5,6% con respecto al año anterior.

Por sistemas, los de los archipiélagos balear y canario son los que más han acusado esta bajada: en el conjunto del año, en Baleares la demanda descendió un 19,2%, mientras que en Canarias el retroceso se cifra en el 10,5%, siempre en comparación con el mismo periodo del año anterior. Por su parte, la demanda peninsular de electricidad se contrajo un 5,1%, registrándose una variación del -21,3% el 20 de abril, el mayor descenso en comparación con el día equivalente de 2019.

La red de transporte peninsular alcanzó una tasa anual de disponibilidad del 98,5%, valor que es 0,5% superior al registrado en 2019. Esta tendencia de mejora tiene su réplica en el sistema balear, que pasa del 96,9% de 2019 al 98,7% de 2020; y en la red canaria, que experimenta un incremento de esta tasa de 0,3% este año, hasta alcanzar el 99,2%

Este contenido fue publicado originalmente en: Link